La compañía que les regaló 1.000 dólares a sus clientes "más pobres" para redistribuir la riqueza

El popular juego de mesa ‘Cards Against Humanity’ está decidido a seguir acaparando titulares -y clientes. Su última y sonadísima campaña tiene que ver con la redistribución de la riqueza.

Como recordarás, el mes pasado Cards pidió a sus clientes que donaran 15 dólares para ayudarlos a comprar un trozo de tierra a lo largo de la frontera entre EEUU y México, con el objetivo de obstaculizar los intentos de Donald Trump de construir el publicitado muro.

 

La campaña se llamó ‘Cards Against Humanity Saves America’ (Cards Against Humanity salva a EEUU) y en pocas horas ingresó miles de dólares. Pero ¡sorpresa! tenía otro fin ulterior, más allá de la construcción del muro.

Usando una porción del dinero efectivo que recibieron y datos que recabaron de los donantes, Cards envió cheques por 1.000 dólares a 100 clientes que consideraron como los “más pobres”, y reembolsó a otros 10.000 los 15 dólares originales que ofrecieron.

El cheque que recibieron los “más pobres”. (Arbiter5154/Imgur)

Sin embargo, sus clientes “más ricos” recibieron una carta muy diferente por correo, notificándoles que los 15 dólares que donaron ayudaron a pagarlo todo.

Uno de los cheques de 15 dólares devueltos. (MothMonsterMan/Imgur)

“Para cumplir nuestra promesa de salvar a Estados Unidos, sabíamos que teníamos que abordar el problema más importante de nuestro país: la desigualdad de la riqueza”- explica la misiva-. “El 0.1% más rico de los estadounidenses tiene tanta riqueza como el 90% menos rico”.

“Nuestros abogados no nos dejaron llevar a cabo nuestra primera opción, una campaña para comernos a todos los ricos y vivir en sus casas, así que nos conformamos con algo más alcanzable. Hoy, Cards Against Humanity ha redistribuido su riqueza”.

La carta que recibieron los clientes “más ricos”. (mayonaise55/Reddit)

“Usando la encuesta que completó cuando se inscribió, identificamos a los 100 destinatarios más pobres y les enviamos a cada uno un cheque por 1.000 dólares. Para ver cómo estos 1.000 dólares están afectando la vida de estas personas, lea sus historias en CardsAgainstHumanityRedistributesYourWealth.com. Los siguientes 10.000 beneficiarios más pobres recibieron un cheque de reembolso de 15 dólares”.

No recibiste nada. Y si no te gusta, que pena.

Te quiero,

Cards Against Humanity”.

Cards Against Humanity admitió que no usó un sistema perfecto para determinar el nivel de ingreso de sus clientes y optó por excluir a “cualquiera que dijera que tenía deudas”, por ejemplo.

“El método no es perfecto y es probable que haya recipientes merecedores que no recibieron cheques. Lo lamentamos”, se puede leer en el blog de la compañía.

Trece de los beneficiarios contaron cómo usarán el dinero: en facturas médicas, préstamos estudiantiles, para paliar el desempleo y en visitas familiares.

“Mi primera compra sería un boleto de avión para que mi hijo de 10 años venga a pasar las vacaciones de primavera conmigo. Vive en Las Vegas con su padre y no puedo permitirme verlo más de dos veces al año”, escribió Ariana, del estado de Washington.

Aquellos que están molestos porque no recibieron dinero, la compañía aconsejó dirigir esa ira contra el gobierno de EEUU por no abordar la desigualdad de la riqueza, sugirió apoyar a los candidatos que trabajan para combatir este problema y contribuir con organizaciones comprometidas con resolver el problema, como MoveOn.org.