La cifra de muertos por ataques bomba en Somalia sube a más de 300

Vista general que muestra la escena de la explosión en la calle KM4 en el distrito de Hodan de Mogadiscio, Somalia, el 14 de octubre de 2017. REUTERS/Feisal Omar

MOGADISCIO (Reuters) - Más de 300 personas murieron por las explosiones de dos bombas en Mogadiscio, dijo el lunes un funcionario somalí, mientras que cientos de personas acudían a los hospitales en busca de amigos o familiares víctimas del ataque más letal en el país africano en una década.

El número de fallecidos ha aumentado constantemente desde el sábado, cuando el ataque, que no ha sido aún reivindicado por ninguna organización, generó caos en dos intersecciones del corazón de la capital somalí.

"Hemos confirmado que 300 personas murieron en las explosiones. El número de víctimas mortales seguirá siendo mayor porque algunas personas siguen desaparecidas", dijo a Reuters el lunes Abdikadir Abdirahman, director del servicio de ambulancias de la ciudad.

Aden Nur, un médico del hospital Madina de la ciudad, dijo que han registrado 258 muertes, mientras que Ahmed Ali, una enfermera del cercano hospital Osman Fiqi, aseguró a Reuters que cinco cuerpos habían sido enviados allí.

"Ciento sesenta de los cuerpos no pudieron ser reconocidos y fueron enterrados ayer por el Gobierno. Los demás fueron enterrados por sus parientes. Más de cien heridos también fueron traídos aquí", dijo Nur a Reuters en el hospital.

Algunos de los heridos fueron evacuados por vía aérea a Turquía para recibir tratamiento, dijeron las autoridades.

En tanto, las personas que visitan a familiares heridos o han ido a buscar sus cuerpos llenaban el hospital Madina.

"La última vez que hablé con mi hermano fue unos minutos antes de que ocurriera la explosión. Entonces me dijo que estaba en camino y que estaba pasando por la K5", dijo a Reuters una mujer somalí, refiriéndose a una de las intersecciones atacadas.

"Me temo que él estaba entre los cuerpos carbonizados no reconocidos que fueron enterrados ayer. No tengo ninguna esperanza de verlo vivo o muerto, pero no puedo irme a casa", agregó.