La ciencia asegura que los nuevos propósitos de año nuevo están destinado al fracaso

Un estudio de la Universidad de Washington State en Estados Unidos asegura que todas las decisiones firmes que hacemos para cambiar nuestra vida a comienzos de año están condenadas a no llevarse a cabo. Dejar de fumar, comer mejor, hacer ejercicio, estudiar…El problema es que no las formulamos de la manera correcta. Hay un truco para que nuestro cerebro consiga asimilarlas como algo bueno.