La 'broma' demencial e instigadora de El Bronco para ser presidente de México

Foto: Agencia EL UNIVERSAL

En México, el posdebate está a todo lo que da. Por todos lados se busca lo más importante, trascendente, del ejercicio del domingo 22. Por de malas, destaca la propuesta de El Bronco: “mochar” la mano al que roba; cercenar al que cometa corrupción. En ese momento, la conductora insistió con el candidato como si estuviera preparada para la noticia -y para recalcarla- cuando muchos lo estábamos tomando a broma: no; era literal.

En primer lugar, esa afirmación –y su reafirmación, insisto, a instancias de la conductora- es una burla al auditorio. Es pitorrearse de sus pares, de los conductores, del INE y de todos los electores que por millones siguieron el ejercicio. Se estaba hablando en serio y temas serios, por no decir graves. ¿Para eso se exhibió el Trife habilitándolo -con calzador- como candidato?

VIDEO | Se vuelve viral “mochar la mano” en lenguaje de señas en debate presidencial

En segundo lugar, el discurso da precisamente la razón a los que interpretaron el fallo a su favor como una estrategia contra López Obrador. En efecto, su ya tristemente célebre propuesta en el Palacio de Minería le restó protagonismo a López Obrador –quien, de por sí, no traía mucho-, le quitó foco al puntero. Sin duda alguna. Tal parecía que a eso iba.

En suma: el público que no siguió la transmisión preguntaba, no qué dijeron los candidatos, sino qué dijo El Bronco.

 

LO PEOR

Suponiendo que valga la pena hablar de la dizque propuesta, lo primero es que legitima regresar a la barbarie primitiva, nos devuelve a la escena de “2001, Odisea del espacio”, donde el simio descubre que con un hueso puede matar a los que le disputan lo suyo.

… Luego aquel hueso fue obsidiana y hoy es arma blanca. Esa es la propuesta del
candidato por el Trife; perdón, por la vía independiente.

Imagen tomada de Twitter vía @JaimeRdzNL

Significa legitimar que ese instinto de violentar a quien nos pretende desposeer, es legítimo en el siglo XXI.

¿Y el Estado de derecho que cualquier candidato a dignatario debe respetar?: bien, gracias.

¿A qué grado hemos llegado, que los que deben darnos cátedra de respeto a la dignidad humana nos empujan a la violencia?

PARECIERA COMPAÑERO DE VIAJE DEL PARTIDO VERDE

El elector recuerda cómo en otra campaña, con el pretexto de la ola de asaltos y crímenes, un partido político, el Verde, en su desesperación por conseguir votos (ahora ya no, pues encontró la fórmula del aliancismo con el PRI) ofreció a sus votantes proponer la pena de muerte. Rodríguez Calderón pareciera ahora compañero de viaje de ese partido.

COINCIDE CON LO PEOR DE NOSOTROS

Pero si a coincidencias vamos, El Bronco coincide con quienes, igualmente con ahogo por la ola criminal, linchan al que presumen que la hizo, sin importarles que hasta “después virigüen”.  “¡Adelante: se puede, se vale!”, les está diciendo con su planteamiento.

HACE SUYA LA SAÑA DEL CRIMEN

Con la iniciativa del neoleonés, el Estado compartiría la barbarie de los sicarios en cuanto a mutilar con fines ejemplares: “Para que aprendan a respetar” las arcas del gobierno, dirá ahora este; así como ha dicho el crimen que lo hace para que no se metan en su territorio.

INSTIGA A LA VIOLENCIA

La oferta del exgobernador pone en el centro de la campaña electoral a la violencia como solución, pretendidamente para enfrentar a la corrupción, pero mediante un procedimiento salvaje, pues es un error tildar esto de medieval: es cavernario, es violencia pura, y el candidato rescatado por el Trife está instigando a ella. Eso es soltar al tigre.

LEER | Por qué ganó El Bronco y perdió Margarita en el primer debate presidencial

APUNTE FINAL
La pésima broma –porque queremos creer que eso sea- de Jaime Heliodoro Rodríguez, deja intocada a la corrupción y echa por tierra nuestras instituciones cuando más fortaleza necesitan, así como nos deja en ayunas respecto de las auténticas propuestas que nos están debiendo hace tanto (porque apenas está en la etapa de consulta, dijo él).

CURIOSIDADES

-Dentro de la demanda que tiene en curso Rodríguez Calderón está que se presume robó las arcas estatales para sus fines electorales. Ojalá que, de comprobarse, no se le aplique –ni a él ni a nadie- el castigo que con tanta cachaza promovió en el debate.

hectorosoriolugo2013@yahoo.com.mx