La antigua práctica de comprobar si el nuevo papa escogido era hombre palpándole los testículos

Si visitas el Museo Vaticano, entre las muchas salas que hay que recorrer y obras de arte sacro que admirar, encontraras una extraña butaca la cual tiene en el centro del asiento un agujero. Algunos guías del museo intentan pasar de largo y no dar explicación sobre ella, debido al pudor que les causa explicar de qué tipo de asiento se trata e incluso algunos han llegado a inventarse una falsa utilidad del mismo, señalando que se trataba de un evacuatorio papal (donde el pontífice hacía sus necesidades), pero no es una explicación cierta.

La antigua práctica de comprobar si el nuevo papa escogido era hombre palpándole los testículos (imagen vía Wikimedia commons)

En realidad ese peculiar asiento se llama ‘sedia stercoraria’ y era utilizada únicamente tras haberse realizado la elección de un nuevo papa. El recién elegido pontífice debía sentarse en dicha butaca y un joven cardenal (solía ser el de menor edad entre los presentes) debía introducir su mano por debajo y comprobar si el Santo Padre tenía testículos y, por tanto, podía verificar que se trataba de un hombre.

Si así era, el joven cardenal pronunciaba la siguiente frase: ‘Habet duos testiculos et bene pendentes’ (tiene dos testículos y cuelgan bien) e incluso un simple ‘Testiculos habet’ (tiene testículos).

[Te puede interesar leer también: Juan XII, un nefasto papa corrupto y fornicador]

Parece ser que dicha práctica comenzó a realizarse a partir de detectar algunos casos de travestismo por parte de mujeres que quisieron acceder al puesto papal. Una de las leyendas más famosas es la de la ‘Papisa Juana’, ocurrida a mediados del siglo IX, y que explica que se descubrió que se trataba de una mujer cuando rompió aguas durante una procesión por las calles de Roma, dando a luz allí mismo a un hijo.

Hay muchas versiones sobre la historia de la Papisa Juana y los historiadores no acaban de ponerse de acuerdo sobre su veracidad. En lo que sí concuerdan es en el uso de la butaca sedia stercoraria durante muchos siglos (no se sabe a ciencia cierta cuándo dejó de ser utilizada).

Esta historia forma parte del nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO” publicado recientemente y en el cual podréis encontrar  240 curiosidades, historias, anécdotas, ciencia cotidiana y datos sorprendentes relacionados con el mundo del sexo, el cual está explicado del modo coloquial y didáctico y alejado de cualquier tipo de lenguaje soez.

Libro de curiosidades “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO” de Alfred López

El libro se puede adquirir en cualquier punto de venta de España (si en tu librería habitual no lo tienen, pídelo y se os servirá en 24/48 horas). Además de la venta en librerías físicas, el libro se encuentra disponible en plataformas online como puede ser Amazon España: https://amzn.to/2q6wNXa  y Amazon.comhttps://amzn.to/2IKOLGF

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons