López Obrador dice que no puede "opinar" hasta que acabe recuento en EE.UU.

México, 4 nov (EFE).- El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se rehusó este miércoles a opinar sobre las elecciones en Estados Unidos hasta que no se aclare el vencedor, si bien celebró que el proceso electoral no ha provocado "ninguna alteración" a la economía mexicana.

"No podemos opinar nada hasta que se termine el conteo y la autoridad correspondiente dé el ganador. Es una elección cerrada y no podemos nosotros dar ninguna opinión", expresó el mandatario en su conferencia de prensa matutina en el Palacio Nacional.

Aún no está claro que el candidato demócrata, Joe Biden, favorito en todas las encuestas, vaya a arrebatar la Presidencia a Donald Trump, quien ya se ha apresurado a proclamarse vencedor sin conocer los resultados definitivos.

Todas las miradas están fijas ahora en los estados bisagra de Pensilvania, Michigan, Wisconsin, Carolina del Norte, Georgia y Nevada.

El presidente mexicano, del izquierdista Movimiento Regeneración Nacional (Morena), auguró que el recuento "va a llevar más tiempo" y sentenció: "Hay que esperarnos".

"A mí me satisface de que no hay en el caso de nuestra economía ninguna alteración", finalizó el presidente, quien dijo que el dólar se intercambia al momento en 21,15 pesos mexicanos, en la misma línea que la semana pasada.

En 2016, tras la victoria electoral de Trump, quien prometía acabar con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), en vigor desde 1994, el peso mexicano sufrió una caída histórica.

Las elecciones en Estados Unidos generan enorme expectativa en México por las estrechas relaciones comerciales entre ambos países, que comparten la frontera más larga del mundo, y por asuntos espinosos como la migración o el narcotráfico.

Aunque parecía que López Obrador iba a enfrentarse con Trump por su trato a los migrantes y su promesa de construir un muro fronterizo, ambos mandatarios han mantenido una buena relación desde que el mexicano asumió el poder en 2018.

Una mejor sintonía que la que tuvo Trump con el anterior presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, (2012-2018).

El pasado julio, López Obrador y Trump escenificaron su amistad con una reunión en la Casa Blanca, el primer y único viaje del presidente mexicano al extranjero, para celebrar el nuevo tratado comercial entre Estados Unidos, México y Canadá (T-MEC).

El mayor episodio de tensión entre ambos mandatarios fue en mayo y junio de 2019, cuando Trump amenazó con imponer aranceles a todas las exportaciones mexicanas si México no frenaba las caravanas de migrantes centroamericanos que cruzan territorio mexicano para llegar a Estados Unidos.

El Gobierno de López Obrador cedió entonces y desplegó miles de agentes de seguridad en la frontera con Guatemala para reducir los cruces migratorios.

(c) Agencia EFE