López Obrador acabará con "política privatizadora" en industria eléctrica mexicana

1 / 2

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, escucha un discurso del titular de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett, el 8 de febrero de 2019

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, escucha un discurso del titular de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett, el 8 de febrero de 2019 (AFP/Archivos | ALFREDO ESTRELLA)

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo este domingo que su gobierno terminará con la "política privatizadora" en la industria eléctrica nacional y que fortalecerá la estatal Comisión Federal de Electricidad (CFE).

"Ya no va a seguirse aplicando la política privatizadora en la industria eléctrica, (...) ahora se va a fortalecer la Comisión Federal de Electricidad", dijo López Obrador durante su visita a la central termoeléctrica Manzanillo, en el estado occidental de Colima.

El anuncio ocurre un día después de que el diario británico Financial Times, basándose en un informe de la CFE al que tuvo acceso, informara de que la compañía busca frenar la participación privada en el sector, aumentando los costos de transmisión que cobra a operadores particulares, lo que, según expertos consultados por el diario, podría afectar la viabilidad económica de las inversiones.

"He estado leyendo las críticas de los conservadores que dicen que regresa la Comisión Federal de Electricidad a ser un monopolio. No, regresa a cumplir su función social", afirmó el mandatario izquierdista ante los trabajadores de la termoeléctrica, que es operada por la empresa estatal.

La CFE, una de las empresas eléctricas más grande de América Latina, mantuvo el monopolio de la industria desde su nacionalización en 1960, pero sendas reformas durante la década de 1990, así como la aprobada por el anterior gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018), han ido incrementando la participación de actores privados, principalmente en la generación de electricidad.

Según López Obrador, el plan trazado por la administración anterior contemplaba reducir la participación de la CFE a un 20% de la generación eléctrica nacional dejando el 80% restante a operadores privados.

"Eso ya se detuvo", afirmó el jefe de Estado, quien precisó que la participación privada alcanzó un 44% frente al 56% estatal.

"Vamos a terminar el sexenio con la misma proporción, 44-56, pero va a seguir siendo la CFE una empresa pública mayoritaria en la distribución de la energía eléctrica en nuestro país", añadió.

López Obrador criticó que la privatización de la industria eléctrica no ha logrado mejores precios para los consumidores y se comprometió a que la firma estatal compita "con piso parejo" frente a los particulares.

El mandatario insistió en que su gobierno piensa fortalecer todo el sector energético, incluyendo la endeudada petrolera estatal Pemex.

"El sector energético va a ser la palanca del desarrollo nacional, entonces vamos a apoyar con inversión pública suficiente", concluyó.