Línea de tiempo: cuántas dosis de la Sputnik V ya entregó Rusia y cuántas faltan llegar al país

·5  min de lectura
El gobierno de Vladimir Putin aún no entregó al país 18.734.185 dosis de la Sputnik V
El gobierno de Vladimir Putin aún no entregó al país 18.734.185 dosis de la Sputnik V

El despegue del Airbus 330 de Aerolíneas Argentinas se transmitió en vivo. Esa tarde del 23 de diciembre pasado, Víctor Hugo Morales acompañó la imagen de la nave elevándose con un relato que se viralizó en las redes sociales. “Arranca el avión, ahí va a levantar vuelo. Buen viaje, comandante. Ahí estamos todos. Lo vamos a levantar con nuestra mirada, podemos jugar a eso. Todavía falta un poquito de velocidad, ya estamos a pleno. El viaje a Moscú, por la vida, el viaje que todos soñamos como posible”, dijo en la señal C5N.

Ya son 22 los casos de la variante delta comunicados en el país

La misión de esa tripulación era traer a la Argentina las primeras vacunas Sputnik V desde Moscú, que hasta ese momento no contaba con publicaciones en revistas científicas que permitieran analizar su seguridad y eficacia. Hoy, por el contrato firmado con el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF, por sus siglas en inglés) y con Human Vaccine, una empresa creada por ese fondo para vender el producto, el gobierno de Vladimir Putin aún no entregó 18.734.185 dosis (5.500.000 del componente 1 y 13.100.000 del 2). Hasta ahora arribaron a la Argentina 11.868.830 vacunas. De ese total, 9.375.670 corresponden a la primera dosis y 2.493.160, a la segunda. Por lo que hay una diferencia de 6.882.510 entre la cantidad recibida de ambos componentes. El dato se resignifica al conocer que, como estimó LN Data en base al Registro Federal Nominalizado de Vacunación (Nomivac) publicado por el Ministerio de Salud de la Nación, hay 1.163.897 de personas que superaron los 90 días recomendados para recibir el segundo componente de la vacuna rusa.

Al día siguiente de aquel despegue, el avión regreso de Moscú con 300.150 primeros componentes de la Sputnik V. El segundo arribo, en este caso con la segunda dosis, llegó el 16 de enero pasado con 300.000 unidades. Luego aterrizó otro vuelo el 28 de ese mes con otras 110.000 de cada componente, según la información recopilada por un pedido de acceso a la información pública realizado por el equipo de LN Data.

Sin embargo, el 12 de febrero, solo una semana antes de que el presidente Alberto Fernández desplazara al por entonces ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, por el escándalo del vacunatorio vip, las cuentas entre ambos componentes se empezaron a desequilibrar. Ese día llegaron a la Argentina 400.690 del primero, pero ni una sola de la segunda dosis que permite completar el esquema de vacunación. Ese día se empezó a profundizar uno de los mayores problemas que hoy tiene el Gobierno para enfrentar la crisis sanitaria, completar el esquema de inoculación. El 28 de febrero llegaron 328.400 dosis del componente uno, y 188.800 del dos. El 2 de marzo arribaron 520.955 y 211.360, respectivamente. El 19 del mismo mes la Argentina recibió 330.000 del componente uno y ninguna del componente dos. Desde entonces llegaron otros 16 cargamentos provenientes de Rusia con 7.385.475 primeras dosis y 1.683.000 de las segundas. El último fue el 12 de julio con 550.000 dosis del componente 2. En total, llegaron 23 envíos.

Vacunas: en la Ciudad esperan una definición clave para empadronar a los menores de 18 años con factores de riesgo

Replanteo

Y así la diferencia se fue ampliando hasta convertirse en un gran dolor de cabeza que llevó a replantear la estrategia de vacunación. El 18 de marzo Daniel Gollán, ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, señaló que aplicar una sola dosis a más personas parecía una estrategia adecuada al argumentar que en otros países esa manera de avanzar con el plan de inmunización había logrado bajas significativas de la mortalidad. Esa fue la estrategia que implementaron, y, así los números de muertos e internados en terapia intensiva comenzaron, lentamente, a mermar, aunque aún se mantienen en niveles altos que rondan los 450 fallecidos diarios.

Con esa estrategia oficial, se alcanzó a un mayor número de personas, pero los tiempos de interdosis se empezaron a prolongar más de la cuenta y las vacunas, en especial el componente dos de la Sputnik V, no alcanzó, hasta ahora, un flujo constante para cumplir con los acuerdos firmados y completar los esquemas de vacunación.

Primero Rusia explicó que las demoras se debían a que lleva más tiempo fabricar el segundo componente, pero meses después el problema sigue sin estar resuelto. En paralelo, frente a este panorama incierto, la Ciudad y otros distritos comenzaron a ensayar con la combinación de vacunas (Sinopharm y AstraZeneca) para aquellos adultos sin comorbilidades que se hayan dado la primera dosis de la Sputnik V.

La carta

El problema de la falta de suministro del segundo componente quedó plasmado, como publicó LA NACIÓN hoy en una carta escrita por la asesora presidencial Cecilia Nicolini, una funcionaria clave en la gestión de las vacunas para la Argentina, dirigida a Anatoly Braverman, la mano derecha de Kirill Dmitriev, el CEO del RDIF, institución que financia el desarrollo del fármaco Sputnik V.

En la misiva plantea la “urgente” necesidad que tiene la Argentina por recibir el componente 2, indispensable para completar los esquemas de inoculación en aquellas personas que recibieron la primera dosis hace más de 90 días. En tono de reclamo, exige el cumplimiento del contrato firmado para la adquisición del inmunizante producido por el Instituto Gamaleya, al que acusa de no haber entregado ni siquiera el mínimo de las unidades pautadas.

“Todavía estamos esperando una cantidad mínima del componente 2 para completar los tratamientos para las personas con más de 90 días de intervalo. Fuimos muy proactivos para encontrar una solución a las dificultades que tenían con esto, pero ni siquiera pudimos tener el mínimo”, se queja Nicolini en la carta, y reclama: “Necesitamos urgentemente al menos 1 millón para vacunar a las personas mayores este fin de semana. Compartimos con usted este requerimiento varias veces”. La asesora presidencial también se queja del faltante de dosis del componente 1, y advierte que “el contrato corre el riesgo de ser cancelado públicamente”.

La vacunación contra el coronavirus en la Argentina ya alcanzó al 50,4% de la población con al menos una dosis, pero solo el 12,8% tiene el esquema completo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.