Líderes europeos en Israel para hablar sobre energía y Ucrania

·3  min de lectura

La presidenta de la Comisión Europea Ursula von der Leyen y el primer ministro italiano Mario Draghi visitarán este lunes Israel, donde mantendrán conversaciones con funcionarios israelíes sobre la exportación de gas, con el telón de fondo de la guerra en Ucrania.

Von der Leyen, que estuvo el fin de semana en Ucrania, se reunirá por la tarde con el ministro de Exteriores, Yaïr Lapid, y el martes con el primer ministro Naftali Bennett, para hablar sobre "la cooperación energética", detalló la Comisión Europea.

El martes se entrevistará con el primer ministro palestino Mohammed Shtayyeh en Ramala, en Cisjordania ocupada, en momentos en que la Autoridad palestina espera una ayuda de la Unión Europea (UE) de millones de euros para hacer frente a su déficit presupuestario.

Draghi, del que será su primera visita oficial en Medio Oriente desde que asumió las riendas del gobierno italiano en 2021, se reunirá la tarde del lunes en Jerusalén con el presidente Isaac Herzog y Lapid, el martes con Bennett, y después en Ramala con Shtayyeh.

De acuerdo a la prensa italiana, la visita del primer ministro italiano se concentrará también en la guerra en Ucrania y la cooperación energética.

Israel busca exportar una parte de sus recursos gasíferos en alta mar a Europa, mientras que Europa busca sustituir las compras de combustibles fósiles rusos, golpeados por sanciones desde la invasión rusa de Ucrania.

- Guerra del gas -

La crisis en Ucrania convierte a "Europa en un nuevo mercado, especialmente para Israel", que nunca había considerado al Viejo Continente "un mercado importante" para sus exportaciones de gas, declaró recientemente la ministra israelí de Energía, Karine Elharrar.

Israel entró recientemente en el círculo de países productores y exportadores de gas tras el descubrimiento, a principios de la década de 2010, de varios yacimientos de gas frente a sus costas en el Mediterráneo.

Sin embargo, Israel se enfrenta a dos grandes problemas: la falta de un oleoducto que conecte sus plataformas de perforación en el Mediterráneo con los mercados del sur de Europa y una disputa con Líbano que acusa a Israel de perforar en una zona disputada.

Para exportar, Israel tiene tres opciones principales: enviar su gas natural a Egipto, un vecino ya conectado por un gasoducto, y luego licuarlo y transportarlo por barco a Europa; construir un gasoducto hasta Turquía, que está conectada a Europa, o construir una nueva ruta de hidrocarburos directamente al sur de Europa.

Esta tercera opción ya tiene nombre, el proyecto EastMed, basado en un acuerdo con Chipre y Grecia para construir un gasoducto submarino de 1.800 km.

Pero este megaproyecto, que costaría más de 6.000 millones de dólares, es caro y podría tardar en materializarse. A los israelíes también les gustaría que Italia se uniera.

Líbano e Israel, oficialmente aún en guerra, iniciaron en octubre de 2020 negociaciones bajo la égida de Estados Unidos para delimitar su frontera marítima y levantar de ese modo los obstáculos a la prospección de hidrocarburos.

Pero las conversaciones se suspendieron en mayo de 2021 por divergencias sobre la superficie de la zona disputada.

gl/cgo/vk/meb/zm

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.