Líderes empresariales nicaragüenses, culpables de traición a la patria

·2  min de lectura

Managua, 29 abr (EFE).- Los empresarios nicaragüenses Michael Healy y Álvaro Vargas, arrestados cuando presidían el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), fueron declarados este viernes culpables de delitos considerados como traición a la patria, informó el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

El juez Ángel Jeancarlos Fernández González, titular del Juzgado Cuarto de Distrito Penal de Juicio de Managua, encontró culpable a Healy por cometer menoscabo a la integridad nacional, y a Vargas por conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional, tras dos días de "farsa judicial", indicó el Cenidh en una declaración.

La Fiscalía pidió que Healy, que era presidente del Cosep, sea castigado con 13 años de prisión, y a Vargas, que era el vicepresidente de esa patronal, a nueve años.

"Desde Cenidh rechazamos y condenamos esta pantomima judicial y exigimos al régimen Ortega Murillo (pareja presidencial) los libere de inmediato", señaló ese organismo.

Los dirigentes empresariales fueron detenidos por la Policía Nacional a mediados de octubre pasado para ser investigados por los presuntos delitos de lavado de dinero, bienes y activos en perjuicio del Estado y la sociedad nicaragüense, y realizar actos que menoscaban la independencia, la soberanía y la autodeterminación, entre otros.

La detención de Healy y Vargas, críticos del Gobierno del presidente Daniel Ortega, se dio un día después de que el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) exigiera la liberación "inmediata" de los aspirantes a candidatos presidenciales y los "presos políticos".

La OEA hizo esa petición cuando faltaban 17 días para los comicios del 7 de noviembre en los que el mandatario Daniel Ortega fue reelegido con sus principales contrincantes en prisión.

El juicio a los dirigentes del Cosep, que es la principal cúpula patronal de Nicaragua, forman parte de una cuarentena de audiencias que se han abierto en contra de líderes opositores, estudiantiles, campesinos, periodistas y profesionales independientes.

Esos juicios a los opositores se han celebrado a puerta cerrada en El Chipote, una celda ubicada en la Dirección de Auxilio Judicial de la Policía Nacional.

Según el Ministerio Público, que había anunciado que los juicios serían orales y públicos, los opositores han sido juzgados por haber violentado la Constitución Política, la Ley de defensa de los derechos del pueblo a la independencia, la soberanía y autodeterminación para la paz, la Ley de seguridad soberana y el Código Penal de Nicaragua.

El presidente Ortega ha tildado a los opositores encarcelados, juzgados y condenados de "traidores a la patria", "criminales" e "hijos de perra de los imperialistas yanquis".

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.