Líderes empresariales latinos reclaman ayuda urgente del Gobierno y vacunas

Agencia EFE
·5  min de lectura

Nueva York, 16 dic (EFE News).- De los 4,7 millones de negocios latinos en Estados Unidos, muchos han cerrado de forma permanente o por una temporada a raíz de la pandemia de covid-19, otros tienen menos de 30 días de capital o ya se han quedado sin reserva, mientras líderes empresariales reclaman la urgente ayuda económica del Gobierno y la vacuna para estos trabajadores esenciales.

"Se necesitan los 908.000 millones de dólares, una tercera parte para empresarios con menos de 100 empleados para ayudarles porque muchos están con una necesidad muy fuerte", dijo a Efe el presidente de la Cámara de Comercio Hispana de EE.UU., Ramiro Cavazos.

Destacó que los 4,7 millones de pequeños negocios latinos han aportado 800 millones de dólares al año a la economía del país.

El líder empresarial indicó además que solo a entre 10 y 20 % de los negocios les ha ido bien durante la pandemia "porque han cambiado su forma de negociar o porque el producto o servicio que ofrecen se ha fortalecido durante esta etapa, pero no es la mayoría".

Aseguró que muchos de los que continúan abiertos tienen menos de 30 días de reservas "y por eso necesitamos de una inyección de capital para no perder los negocios, que sobrevivan al 2021".

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, advirtió durante una audiencia pública del Senado a principios de diciembre que si no se aprueba la esperada ayuda del Congreso miles perderán sus hogares y miles más sus negocios. "Parte de la economía podría colapsar. Estamos escuchando de diversas partes del país que los pequeños negocios están bajo intensa presión", afirmó entonces.

"No nos importa si son republicanos o demócratas, queremos prosperidad para nuestros negocios. Esperamos que antes de las vacaciones de Navidad se apruebe la ayuda sin deuda para los pequeños negocios porque muchos necesitan el capital, a muchos se les acabó el dinero", insistió.

El presidente de la Asociación de Cámaras de Comercio Hispanas, Frank García, quien dice representar al 80 % de las cámaras en EE.UU., que incluyne Florida, Nueva York, Utah, California y Puerto Rico, asegura por su parte que están perdiendo a la mitad de sus miembros y no descarta que puedan ser hasta 80 % los que estén poniendo el candado.

"No hay dinero federal para ayudar a las cámaras y las grandes compañías no van a dar dinero a las cámaras locales; esa es la realidad. Las cámaras están cerrando poco a poco", afirmó García, que incluso dijo estar considerando cerrar su negocio.

"En Nueva York el 80 % de los miembros de la Asociación no tienen capital para sobrevivir. No tienen el dinero porque lo gastaron para cumplir con las nuevas regulaciones de salud que los gobiernos nos forzaron a adoptar", para continuar operando, dijo.

Se refirió a las separaciones en acrílico que se han colocado en el área de las cajas en supermercados, restaurantes o bodegas, salones de belleza o manicuras, lo que dijo puede costar de 10.000 a 20.000 dólares "y muchos están cerrando de nuevo después que invirtieron su dinero para poder reabrir".

"Yo usé mi reserva" aseguró, y destacó que muchos también tuvieron que invertir capital en tecnología para poder sostener reuniones que antes hacían en persona o vender sus productos en la web.

El empresario considera que muchos ya no podrán continuar adelante pese a la ayuda del Congreso. Destacó además como urgente que se incluya a las empresas latinas como bodegas o restaurantes y a los trabajadores agrícolas u otros considerados esenciales en la lista para recibir con prioridad la vacuna contra la covid-19.

"La vacuna para nosotros es bien importante, y ni para el gobernador ni para el alcalde ha sido una prioridad la comunidad latina. Muchos de los que llevan abasto a las bodegas son latinos, los que transportan los alimentos desde las granjas agrícolas, los que trabajan en los supermercados, en negocios de servicios", señaló.

"Si mis miembros tienen la vacuna y no tienen miedo de abrir, de trabajar, van a poder salvar su negocio, pero no estamos en la lista. ¿Por qué mi gente latina que ha sobrevivido y se sacrificó durante la pandemia no puede tenerla? Mientras los blancos estuvieron en su casa y no murieron, nuestra gente murió primero y los afroamericanos", sostuvo García.

De acuerdo con estos líderes empresariales, el sector más afectado por la pandemia es el de los restaurantes, donde hay un gran número de latinos trabajando, así como el de las ventas (bodegas o el sector servicios personales como peluqueros, entre otros) y el de la construcción. Muchos de los proyectos de desarrollo están en pausa por la pandemia.

Los restaurantes han llevado la peor parte, comentó Cavazos, y destacó que según la Asociación Nacional de Restaurantes 70 % de los empleados en las cocinas de todos los restaurantes son latinos. Si un negocio cierra, esta comunidad sufre.

"El negocio no tiene que ser de un dueño latino o servir comida latina. Son todos. Por eso hemos visto que se han visto afectados más los latinos", indicó.

"Por eso el Gobierno tiene que aprobar algo pronto porque el capital se necesita para las pequeñas empresas, especialmente los latinos que no participaron del programa de protección de nómina (de la Administración de Pequeñas Empresas) en mayo, junio o julio" porque no calificaron, argumentó.

García destacó por su parte que "muchos negociantes como yo han perdido la fe" en que el Congreso aprobará la ayuda.

"La pasada semana iban a aprobar el Museo Latino, que las cámaras hispanas apoyaron, pero los republicanos lo bloquearon. ¿Por qué? Para afectar a los latinos que apoyaron a los demócratas" en las elecciones que dieron el triunfo a Joe Biden como próximo presidente del país, sostuvo.

"Si hicieron eso con el museo, tampoco nos van a ayudar, aunque todavía estamos peleando y seguiremos con protestas para presionar como la que hicimos esta semana en Times Square en Nueva York" de hispanos dueños de restaurantes que exigen se les permita servir dentro de sus negocios, sobre todo durante la temporada invernal, señaló.

En Nueva York un estudio de la Asociación de Restaurantes dado a conocer en septiembre reveló que cerca de 64 % de los propietarios de estos negocios dijeron que es probable que cierren para finales de este año a menos que reciban ayuda financiera.

(c) Agencia EFE