El líder opositor ruso Navalny abandona su huelga de hambre después de más de tres semanas

·2  min de lectura
Imagen de diciembre de 2019 de Alexei Navalny
DIMITAR DILKOFF

MOSCÚ.- El encarcelado líder opositor ruso Alexei Navalny informó este viernes a través de las redes sociales que abandona su huelga de hambre después de más de tres semanas. Los médicos del opositor ruso lo habían urgido el jueves a detener cuanto antes su huelga de hambre iniciada el 31 de marzo para protestar por sus condiciones de detención.

En un mensaje difundido a través de su cuenta de la red social Twitter, Navalny justificó que las palabras de los doctores “le parecen dignas de atención” y detalló que continuará exigiendo la visita de un médico porque ha perdido la sensibilidad en sus piernas y brazos, la principal demanda del opositor cuando comenzó la huelga de hambre. “Dada esta evolución y estas circunstancias, comienzo a poner fin a mi huelga de hambre”, escribió.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El cardiólogo Yaroslav Ashijmin y otros doctores habían indicado en un comunicado que pidieron al principal opositor al presidente ruso, Vladimir Putin, “detener inmediatamente la huelga de hambre para preservar su vida y su salud”. Los doctores, entre ellos su médica personal Anastasia Vasilieva, explicaron que tuvieron acceso a los resultados de los análisis efectuados a Navalny desde su traslado a principios de semana a un hospital para presos con tuberculosis.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Después del caos por la basura, Roma enfrenta el colapso de sus cementerios

”El mantenimiento del ayuno puede dañar considerablemente la salud de Alexei Navalny y puede conducir al resultado más triste: la muerte”, agregaron.

Protestas por Navalny en San Petersburgo
OLGA MALTSEVA


Protestas por Navalny en San Petersburgo (OLGA MALTSEVA/)

El opositor presentaría “síntomas de insuficiencia renal, síntomas neurológicos graves y de hiponatremia grave” que pueden conducir a enfermedades más graves, apuntaron. ”Si la huelga de hambre continuara incluso por poco tiempo, lamentablemente, ya no tendremos a nadie a quien curar”, habían alertado los médicos, que pidieron a las autoridades acceder a Navalny y su traslado a un hospital de Moscú, donde pueda recibir “cuidados adecuados”.

El opositor de 44 años se encuentra actualmente en un centro en Vladimir, a 180 kilómetros al este de Moscú, adonde fue trasladado desde su colonia penitenciaria de Pokrov, en la misma región. El activista anticorrupción fue detenido en enero a su regreso a Rusia tras pasar cinco meses de convalecencia en Alemania, donde se recuperó de un envenenamiento que atribuye al Kremlin. Moscú rechaza las acusaciones. En medio de las protestas de manifestantes pro Navalny que pidieron por su estado de salud, los países occidentales reclaman su liberación.

Agencias AP y AFP