El líder opositor paraguayo Alegre cumple dos semanas en prisión preventiva

Agencia EFE
·3  min de lectura

Asunción, 11 feb (EFE).- El excandidato presidencial y líder opositor paraguayo Efraín Alegre cumple este jueves dos semanas en prisión preventiva, en "el peor momento" de la democracia, aseveró uno de sus correligionarios del Partido Liberal, quienes consideran que es objeto de una persecución política.

"Estamos en el peor momento del funcionamiento institucional de la República", dijo a Efe Luis Alberto Wagner, exsenador y miembro del actual directorio del partido.

Alegre, presidente del mayor partido de la oposición, está preso en una dependencia policial de Asunción desde el pasado 28 de enero, cuando se entregó tras la orden dictada ese mismo día por una jueza penal en una causa por presunto falseamiento de gastos en los comicios generales de 2018.

El proceso, que data de mediados de 2020, fue calificado de "montaje" por Alegre, que desoyó las medidas alternativas de la jueza, que dictó la prisión preventiva luego de que la Cámara de Apelación confirmase su actuación.

El origen es una imputación fiscal por presunta falsificación de una factura para abultar los gastos del partido en los comicios generales de 2018, en los que Alegre perdió ante el actual jefe de Estado, Mario Abdo Benítez, del conservador Partido Colorado.

Los liberales han llevado una denuncia a la Organización de los Estados Americanos argumentado que la imputación carece de validez, dado que Alegre no era responsable de esas presuntas irregularidades, debido a que la ley electoral impide a un candidato desempeñar funciones administrativas partidarias en una campaña.

ELECCIONES

Alegre y sus principales aliados en la directiva liberal acusan al expresidente Horacio Cartes (2013-2018), también colorado y de gran poder económico y político, de estar detrás de una "mafia" que controla diversas instancias judiciales y la Fiscalía, que señalan como autora de una persecución política armada bajo una imputación.

"Cuando no hay argumento jurídico termina el Estado de Derecho. Es lo mismo que hacía el 'stronismo', que en base a la tortura y al apresamiento por orden superior sufríamos hasta 1989", dijo Wagner.

El político, perseguido por la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-89), empleó ese paralelismo para aseverar que si en dictadura el uso de la fuerza era moneda corriente "hoy se instrumenta la justicia".

"Es una demostración de la utilización total del Poder Judicial y la fiscalía por el patrón del crimen organizado, Horacio Cartes. Estamos en el peor momento del funcionamiento institucional de la República", señaló.

Y resaltó que puede haber una intención oculta "de debilitar las posibilidades electorales de Alegre".

En Paraguay se avecinan las internas de junio próximo en las que los partidos deberán renovar sus cuadros y elegir candidaturas para los comicios municipales de octubre próximo, como antesala de una nueva elección presidencial, en 2023.

Estando en prisión, Alegre adelantó que presentará de nuevo su candidatura como presidente del partido, cuando los liberales atraviesan una fractura entre los "efrainistas" y el sector del senador Blas Llano, cuyo sector es funcional a Cartes, según Wagner.

Wagner agregó que ante ese escenario "el problema es grave", porque "tenemos una fortuna incalculable de Cartes, por supuestas ventas de cigarrillos a grupos del crimen organizado de Brasil, para comprar conciencias y poder en Paraguay".

"Eso afecta muchísimo a las instituciones y el mundo se calla", se lamentó.

A finales de 2019 la justicia brasileña incluyó al exjefe de Estado paraguayo en una causa vinculada a la trama de corrupción Lava Jato, que derivó en la condena a trece años de cárcel, en agosto de 2020, del cambista Darío Messer.

Amigo personal de Cartes y considerado el mayor cambista de Brasil, Messer fue arrestado en 2019 en Sao Paulo luego de un año prófugo en Paraguay, donde residió y obtuvo la ciudadanía paraguaya.

(c) Agencia EFE