Líder del neonazismo alemán demanda a la ultraderechista AfD por expulsarlo

Agencia EFE

Berlín, 11 jun (EFE).- El líder del ala más radical de la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), Andreas Kalbitz, ha demandado a ese partido por haberle expulsado como militante, una cuestión que ha dividido a las filas de esa formación.

El propio Kalbitz informó a la radiotelevisión pública de Brandeburgo, el "Land" (estado federado) que envuelve Berlín y donde tiene su circunscripción electoral, de la formalización de su demanda ante la Audiencia de la capital alemana.

Kalbitz, originario de Baviera pero establecido en Brandeburgo, se mantiene como jefe del grupo parlamentario de la AfD en la cámara regional, aunque ahora como independiente, por contar con el apoyo explícito de sus filas en ese "Land".

La cúpula de la AfD, la tercera fuerza del país y líder de la oposición en el Bundestag (Parlamento federal), decidió a mediados de mayo suspender de militancia a Kalbitz.

La decisión ha colocado al partido al borde del desgarro interno. Varias agrupaciones del este de Alemania, donde la AfD es especialmente fuerte, mantienen su respaldo a Kalbitz y desafían a los moderados del partido, como su copresidente Jörg Meuthen.

Kalbitz es la figura más destacada de la corriente interna neonazi llamada "Der Flügel" (El Ala), junto con su fundador y líder en Turingia (este), Björn Höcke. Desde este sector más cercano al neonazismo se ha calificado de "traición" la expulsión de su cabecilla, de la que culpan a Meuthen.

Hace unos meses, Kalbitz y Höcke se vieron ya obligados por Meuthen a dar por disuelta "El Ala", que no tiene una estructura propia y si una gran influencia entre su militancia.

La orden de disolución llegó después de que el servicio secreto de Interior comunicara que dicha corriente quedaba bajo su vigilancia, por sospechas de extremismo. La cúpula de la AfD temía que, en la práctica, ello supondría que el partido en pleno quedaría bajo observación.

El líder de Brandeburgo era ya antes de su expulsión una figura controvertida en la AfD por su discurso neonazi. Sin embargo, bajo su liderazgo el partido obtuvo en las últimas regionales del estado federado, el año pasado, un 23,5 %, su segundo mejor resultado histórico, tras el 28 % alcanzado en Sajonia (este).

Meuthen comparte la presidencia del partido con Tino Chrupalla, más cercano a los radicales. Desde su posición de copresidente ha tratado inútilmente de contener dicha corriente, pero sin romper con ella, por su gran arraigo entre el electorado.

COMPROMETEDORES VÍNCULOS DE KALBITZ

La situación escaló a raíz de los vínculos de Kalbitz con las llamadas "Juventudes Leales a la Patria Alemana" (HDJ), considerada extremista y bajo vigilancia de los servicios secretos de Interior.

La HDJ ha sido incluida en la lista de organizaciones cuya pertenencia considera la propia AfD como incompatible con la militancia en el partido.

La AfD, la tercera fuerza a escala nacional y segunda en varias regiones del este, se convirtió en 2017 en la primera formación de ese espectro que accedió a escaños en el Bundestag.

Desde entonces ha consolidado su posición y logrado representación en las cámaras regionales de los 16 estados federados, además de tener escaños en la Eurocámara.

Las divisiones internas y la falta de solidez de su discurso en medio de la alarma derivada por la pandemia han frenado su hasta ahora efervescencia electoral. Los sondeos le otorgan ahora una intención de voto del 9 %, a escala nacional, su porcentaje más bajo desde 2017. EFE

gc/rz/jac

(c) Agencia EFE