El líder de la junta militar birmana llega a Yakarta para la cumbre de ASEAN

Agencia EFE
·2  min de lectura

Yakarta, 24 abr (EFE).- El líder de la junta birmana, el general Min Aung Hlaing, llegó este sábado a Yakarta para participar en una cumbre especial de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) sobre la crisis desatada en Birmania desde el golpe de Estado que él encabezó el pasado 1 de febrero.

Según confirmó la secretaría del presidente de Indonesia, el avión del general golpista aterrizó en el aeropuerto de Yakarta durante la mañana del sábado en su primer viaje al extranjero desde el alzamiento militar con el que se hizo con el poder.

La presencia de Min Aung Hlaing ha marcado las horas previas a la cumbre por las voces críticas que consideran su invitación como una legitimación de la junta militar.

No obstante, el militar golpista ya ha participado en reuniones virtuales del bloque, como la cita de ministros de Asuntos Exteriores en marzo y una reunión posterior de titulares de Defensa.

El primer viaje de Hlaing al exterior desde que tomó el control de Birmania llevó a Amnistía Internacional (AI) a pedir este viernes a Indonesia y al resto de miembros de la ASEAN que investiguen por crímenes contra la humanidad al líder de la junta militar birmana.

"Como Estado miembro de la convención de Naciones Unidas sobre torturas, Indonesia tiene la obligación legal de procesar o extraditar a un presunto criminal en su territorio", indicó en un comunicado AI, que también envió una carta abierta a los representantes de los miembros de ASEAN que se reúnen el sábado en la capital indonesia.

Por otra parte, el autodenominado Gobierno de Unidad Nacional, formado hace una semana por un grupo de parlamentarios electos en las elecciones previas al golpe reclamó a la Interpol que arreste al general golpista aprovechando su visita a un país extranjero.

La petición, sin embargo, no tiene validez legal al no estar cursada por un gobierno nacional reconocido internacionalmente, ya que Interpol solo puede emitir órdenes de arresto a instancias del Estado de origen del presunto delincuente o del país en cuyo territorio se haya cometido el delito.

Las diferentes posturas e implicación entre los diez miembros de la ASEAN se plantea como uno de los grandes escollos a solventar en la reunión del sábado, en la que causan baja el primer ministro de Tailandia y los presidentes de Filipinas y Laos.

Por un lado, países como Indonesia, el principal impulsor de esta cita, Singapur o Malasia han condenado de manera más enérgica la brutal represión ejercida por las fuerzas de seguridad birmana contra las manifestaciones civiles en rechazo del mando castrense, que se han cobrado la vida de 745 personas desde la asonada.

Mientras que otro bloque con Tailandia, representado en la cita por el ministro de Exteriores, Camboya o Laos se postulan más comprensivos con los golpistas y mantienen que la crisis es un problema interno de Birmania.

(c) Agencia EFE