El líder de la junta birmana llama a negociar a los grupos étnicos rebeldes

·2  min de lectura

Bangkok, 22 abr (EFE).- El jefe de la junta militar birmana, Min Aung Hlaing, hizo este viernes un llamamiento a los líderes de los grupos rebeldes étnicos a dialogar para alcanzar un alto el fuego y acabar con el conflicto armado que dura ya más de siete décadas.

En un discurso citado por el medio Eleven Myanmar, Min Aung Hlaing, que tomó el poder en un golpe militar en febrero de 2021, aseguró que él presidiría los primeros contactos y emplazó a las guerrillas étnicas a presentar sus solicitudes antes del 9 de mayo.

"El Gobierno y el Ejército han garantizado firmemente el establecimiento de una unión del Estado basada en la democracia y en sistema federal que los grupos armados étnicos siempre han demandado", indicó el mandatario golpista, quien agregó que aún no hay fecha para la reunión.

El golpe de Estado fue respondido por una gran oposición popular con protestas y un movimiento de desobediencia civil que ha sido respondido con brutalidad por los uniformados, que han causado más de 1.700 muertos y mantienen más de 10.000 detenidos.

El régimen, que tiene en contra a la mayoría de la comunidad internacional, también ha exacerbado el conflicto armado con las minorías étnicas, algunas de las cuales se han unido al gobierno paralelo formado por representantes prodemocráticos.

Las minorías étnicas, incluidos los chin, kachin, karen, kokang, kayah, mon, rakáin, shan y wa, representan más del 30 por ciento de los 54 millones de habitantes del país.

Al menos una docena de guerrillas étnicas llevan alzadas en armas desde hace décadas contra el Ejército birmano, principalmente en las zonas fronterizas.

El Ejército birmano justifica el golpe de Estado por un supuesto fraude electoral en los comicios de noviembre de 2020, en los que arrasó el partido de la líder depuesta Aung San Suu Kyi, como ya hiciera en 2015, con el aval de los observadores locales e internacionales.

Min Aung Hlaing dirigió las campañas militares en 2016 y 2017 contra la minoría rohinyá, investigadas por presunto genocidio en la Corte Internacional de Justicia, y ha sido acusado también por lesa humanidad y otros crímenes tras el golpe militar.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.