Líder indígena señala pocos avances en diálogo con el gobierno en Ecuador

·2  min de lectura

Los diálogos del gobierno de Ecuador con la mayor organización indígena del país, iniciados tras violentas manifestaciones meses atrás, han avanzado poco, dijo a la AFP el líder de la Confederación de Nacionalidades Indígenas, durante un encuentro de guardias nativos este fin de semana.

"Creo que hemos ganado más en los 18 días" de protesta "que en los 90 días en las mesas de diálogo" instaladas el pasado 7 de julio tras el fin de las marchas contra el alto costo de la vida, que dejaron seis muertos y más de 600 heridos, expresó Leonidas Iza, presidente de la Conaie.

Los temas más sensibles que se tratan en los diálogos son subsidios, control de precios y explotación minera y petrolera, señaló Iza, quien participa en el primer encuentro de la guardia indígena en la amazónica comunidad de Sinangoe, en la provincia de Sucumbíos (fronteriza con Colombia).

El viernes, representantes del gobierno del presidente Guillermo Lasso y de los grupos indígenas dieron por terminado el trabajo de las mesas de fomento productivo, control de precios y energía y recursos naturales.

"Hay mínimamente acuerdos, hay mas desacuerdos", apuntó Iza, dejando abierta la posibilidad de que las conversaciones se extiendan más allá del 12 de octubre, cuando finaliza el plazo acordado para los diálogos.

En cuanto a la focalización de subsidios para los combustibles, "hay temas favorables y eso necesitamos que más se pueda avanzar", añadió, sin precisar cuáles son las coincidencias.

Por su parte, el ministro de gobierno, Francisco Jiménez, ha señalado que "el diálogo, los acuerdos y aún los disensos dan muestra de un Estado democrático y de paz".

Las violentas manifestaciones de junio pasado llevaron a Lasso a reducir hasta en un 8% el precio de los carburantes. Con esa rebaja el galón de diésel pasó de 1,90 a 1,75 dólares, y el de gasolina corriente de 2,55 a 2,40 dólares.

El Ejecutivo además aceptó el aumento de un bono de asistencia para las familias de menos recursos, subsidios para insumos agrícolas y la condonación de deudas de hasta 3.000 dólares de campesinos con la banca pública.

Las protestas, que empezaron el 13 de junio y dejaron pérdidas por 1.000 millones de dólares, fueron las más largas en la historia de la poderosa Conaie, que participó en revueltas que derrocaron a tres presidentes entre 1997 y 2005.

Al ser consultado sobre nuevas manifestaciones, Iza señaló que el movimiento indígena primero analizará los acuerdos alcanzados en las mesas antes de tomar una postura.

pld/ad