El nuevo líder de Estado Islámico es uno de los miembros fundadores del grupo terrorista

LA NACION

LONDRES.- Uno de los miembros fundadores de Estado Islámico (EI), Amir Mohammed Abdul Rahman al-Mawli al-Salbi fue confirmado como el nuevo líder del grupo terrorista, según funcionarios de dos servicios de inteligencia. Al-Salbi fue promocionado como un posible reemplazo para el enfermo Abu Bakr al-Baghdadi en agosto, pero la confirmación de su nombramiento tardó varios meses en llegar. Desde entonces se intentó consolidar el nuevo liderazgo de EI.

Al-Salbi, también conocido por su nombre de guerra Haji Abdullah, es uno de los fundadores del grupo terrorista, lideró la esclavización de la minoría yazidí de Irak y supervisó las operaciones en todo el mundo. Fue nombrado líder del grupo horas después de la muerte de Abu Bakr al-Baghdadi en octubre, según consignó The Guardian.

Las agencias de inteligencia consideran que Al-Salbi es uno de los ideólogos más influyentes de EI. Nació en una familia iraquí turcomana en la ciudad de Tal Afar y es uno de los pocos no árabes entre los líderes. Es licenciado en derecho islámico por la Universidad de Mosul. En 2004 fue detenido por las fuerzas estadounidenses en la prisión de Camp Bucca, en el sur de Irak, donde conoció a Al-Baghdadi. Se cree que tiene al menos un hijo.

Al-Salbi subió de rango gracias a su formación como erudito islámico y emitió fallos religiosos que respaldaron el intento de genocidio contra los yazidíes y el vaciamiento de las llanuras de Nieveh en el norte de Irak durante el apogeo de EI.

Antes de la muerte de Al-Baghdadi en una redada militar estadounidense en el noroeste de Siria el 27 de octubre, el Departamento de Estado de Estados Unidos puso una recompensa de cinco millones de dólares por la cabeza de Al-Salbi y en otros dos miembros de alto rango del grupo. Los espías occidentales creen que Al-Salbi no acompañó a Al-Baghdadi a Idlib, sino que que se quedó en la región de Mosul, ocultándose en pequeñas aldeas cercanas a esa ciudad iraquí.

En octubre, el presidente estadounidense, Donald Trump confirmó la muerte de Al-Baghdadi, en un operativo militar en Siria. Durante el operativo, Trump contó que el líder de EI llevaba a tres niños con él, presumiblemente como escudos humanos. Ante la posibilidad de que Al-Baghdadi llevara un chaleco explosivo, los comandos soltaron a los perros militares para someterlo. Fue entonces que el líder de EI detonó los explosivos. Hirió a los perros y mató a los tres niños, reveló Trump.