Líder de la disidencia cubana recibe el alta hospitalaria después de cuatro semanas

·2  min de lectura
IMAGEN DE ARCHIVO. El artista disidente Luis Manuel Otero Alcántara habla durante una entrevista en La Habana, Cuba

Por Sarah Marsh

LA HABANA (Reuters) - El destacado disidente cubano Luis Manuel Otero Alcántara fue dado de alta el lunes, cuatro semanas después de que las autoridades pusieron fin a su huelga de hambre seca y que ingresaron al "artivista" al hospital.

El hospital General Calixto García de La Habana dijo que su tratamiento había permitido al artista, de 33 años, recuperarse completamente de su diagnóstico de "inanición voluntaria", y que sus parámetros clínicos y de salud estaban ahora todos dentro de la normalidad.

"Estoy muy contenta y aliviada, ya está en casa de su familia por lo menos", dijo su amiga y compañera de militancia Iris Ruiz. "Antes había mucha incertidumbre".

Reuters no pudo contactar inmediatamente con Otero Alcántara, que es el líder del Movimiento San Isidro, un grupo de unas pocas decenas de artistas y activistas que ha protestado contra las restricciones a las libertades en Cuba durante los últimos años, a menudo a través de provocadoras actuaciones.

Otero Alcántara había estado en una huelga de hambre seca para protestar por una redada a su casa, cuando las autoridades lo llevaron al hospital. El departamento de salud cubano dijo entonces que los médicos no encontraron ninguna señal de desnutrición y que su estado era estable.

Los simpatizantes de Otero Alcántara se preguntaron por qué se le había mantenido en el hospital e incomunicado, y añadieron que la policía les había impedido visitarlo.

Los videos de su estancia en el hospital publicados en Internet por cuentas progubernamentales, incluido uno en el que aparecía más delgado y encorvado, alentaron los temores.

Desde que el Movimiento de San Isidro desencadenó una inusual protesta frente al Ministerio de Cultura en noviembre, las autoridades han recurrido a los medios de comunicación estatales para denunciar a sus miembros y aliados como agitadores que trabajan con Estados Unidos para desestabilizar al gobierno, cuando la economía cubana atraviesa su peor crisis en décadas. El movimiento niega las acusaciones.

Hace diez días, Amnistía Internacional calificó a Otero Alcántara "preso de conciencia", diciendo que la seguridad del Estado parecía tenerlo bajo supervisión e incomunicado en el hospital.

El hospital dijo en su comunicado que el artista había reiterado muchas veces su agradecimiento hacia el personal médico que "respetó su voluntad" tanto en lo que respecta a su tratamiento como a la duración de su estancia.

(Reporte de Sarah Marsh, Editado en español por Javier López de Lérida)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.