Líbano sopesa endurecer confinamiento ante alza de contagios

SARAH EL DEEB y FADI TAWIL
·2  min de lectura
Una enfermera con equipo de protección toma una muestra a la estadounidense Josephine Sandoval en un centro de pruebas de coronavirus en el Hospital Universitario Rafik Hariri en Beirut, Líbano, el lunes 11 de enero de 2021. (AP Foto/Bilal Hussein)

BEIRUT (AP) — Líbano se encuentra en una “zona muy crítica” en la batalla contra el coronavirus, indicó el primer ministro interino del país, cuyo gobierno sopesa endurecer el confinamiento a nivel nacional anunciado la semana pasada.

Luego de un rebrote del virus posterior a las festividades de Navidad, las autoridades libanesas impusieron un cierre de negocios y un toque de queda nocturno para todo el país. Pero muchos criticaron las medidas al considerarlas laxas por ofrecer excepciones a muchos sectores, como fábricas, invernaderos y centros cambiarios de divisas.

La manera en que el gobierno del Líbano está manejando el aumento de contagios en medio de una profunda crisis económica ha estado bajo observación, y muchos afirman que las políticas vacilantes no han logrado contener al virus.

Pese a un aumento de casos de COVID-19, el gobierno relajó las restricciones antes de los festejos de Navidad y Año Nuevo con la esperanza de impulsar una debilitada economía local. Bares y clubes nocturnos, que por meses fueron obligados a permanecer cerrados, recibieron permiso de abrir.

Las sanciones contra las reuniones y fiestas grandes en ese periodo no fueron impuestas equitativa y estrictamente. El domingo, un partido de fútbol en la provincia norteña de Trípoli pudo disputarse con público en las tribunas.

Médicos y expertos señalan que la extensión de la propagación aún no se manifiesta y han predicho que los contagios se dispararán en los próximos días, rebasando la capacidad de los centros de salud en el país de cerca de 6 millones de habitantes. Los índices de casos diarios han rebasado los 3.000, y la semana pasada alcanzaron el máximo histórico de más de 5.000.

Legisladores y funcionarios han exhortado al gobierno a considerar un confinamiento de 24 horas sin excepciones, y se ha pedido que el aeropuerto de Beirut suspenda sus operaciones.