Un Gobierno tomará las riendas del Líbano tras un año de parálisis y crisis

·4  min de lectura

Beirut, 10 sep (EFE).- El Líbano logró hoy formar un Gobierno encabezado por el primer ministro, Najib Mikati, después de casi 13 meses de demoras y con el país sumido en una de las peores crisis económicas en el último siglo, que representará el principal reto para el nuevo Gabinete de 24 miembros.

Mikati, el tercero encargado de formar Gobierno desde la dimisión del anterior Ejecutivo en agosto de 2020, hereda una nación con un 80 % de la población en la pobreza, unas arcas estatales bajo mínimos y una fuerte escasez de productos y servicios básicos como electricidad, combustible, medicinas y agua potable.

En un discurso tras firmar el decreto para la formación del Gobierno, el primer ministro prometió trabajar para "detener el colapso" y devolver la "prosperidad" al Líbano, al que la comunidad internacional ha prometido ayuda financiera solamente tras la implementación de reformas estructurales, fiscales y económicas.

Consciente de la situación "excepcional" en la que se encuentra la nación, Mikati prometió cooperar con cualquier país u organismo "excepto Israel", su vecino y enemigo acérrimo, y subrayó su intención de acercarse a los países árabes.

El político, que ya desempeñó este puesto en dos ocasiones en 2005 y 2011, aseguró también que las elecciones parlamentarias previstas para mayo de 2022 tendrán lugar en el plazo establecido, otra demanda de la comunidad internacional y que pone una fecha de caducidad de algo más de nueve meses a su mandato.

El legislativo nacido de los comicios deberá escoger a un nuevo presidente de la República, que a su vez nombrará a un primer ministro que cuente con el apoyo de las fuerzas políticas.

UN GABINETE SIN GRANDES NOMBRES

El presidente libanés, Michel Aoun, ha asegurado que este es el "mejor Gobierno que se puede lograr", después de que los otros dos primeros ministros nombrados en el último año dimitiesen sin lograr consensuar un Gabinete.

A Mikati, un moderado prosirio, le llevó un mes y medio desde su nombramiento acordar una lista de ministros con Aoun y el resto de fuerzas políticas libanesas, que podrían obstruir la aprobación de las reformas como ocurrió con el Gobierno del dimisionario Hasan Diab.

En el nuevo Ejecutivo, el Ministerio de Exteriores estará encabezado por Abdullah Abu Habib, un polifacético economista y académico que trabajó para el Banco Mundial, fue embajador en Washington y sirvió como asesor gubernamental, de acuerdo con la Agencia Nacional de Noticias (ANN) libanesa.

Bassam Mawlawi, un juez que ha presidido el Tribunal Criminal de la Provincia Norte, encabezará el departamento de Interior y Maurice Selim, general de brigada retirado con una amplia carrera militar a sus espaldas, se encargará de Defensa en esta nación situada entre un país en guerra y otro con el que ha librado varias.

Uno de los nombres más controvertidos es el de Youssef Khalil, que tendrá la cartera de Finanzas, clave en estos momentos en los que la crisis económica iniciada en 2019 ha alcanzado su apogeo y que hasta ahora trabajaba en el Banco Central, cuyas cuentas serán sometidas a una polémica auditoría.

EL PESO DE UN PAÍS HUNDIDO

El nuevo Gobierno, que solo cuenta con una mujer entre sus 24 miembros, tendrá como ministro de Energía y Agua a Walid Fayyad, directivo en importantes empresas internacionales, y como titular de Salud Pública al hasta ahora director del Hospital Universitario Rafic Hariri, Firass Abiad.

Ambos departamentos asumen una gran responsabilidad en momentos en que el país carece de suministro eléctrico, combustible, agua potable, medicinas y materiales médicos.

Finalmente, la cartera de Asuntos Sociales, uno de los puntos de disputa durante las negociaciones para formar Gobierno porque se prevé que gestionará grandes cantidades de ayuda financiera, ha ido a parar a manos de Hector Hajjar, odontólogo de formación con experiencia profesional en diversas ONG.

Políticos, figuras religiosas y actores internacionales han aplaudido la formación del nuevo Ejecutivo, pero casi todos coinciden en que es pronto para celebrar.

"Contenta por el anuncio del nuevo Gobierno, esto es un primer paso. Ahora se necesitan movimientos rápidos y valientes que vayan en el interés público para poner en marcha reformas de gobernanza y económicas, y para prepararse para unas elecciones a tiempo", alertó en su cuenta de Twitter la coordinadora especial de la ONU para el Líbano, Joanna Wronecka.

Aunque el anuncio pone fin a más de un año de parálisis política durante la que el Ejecutivo en funciones no tenía capacidades legales para implementar un plan de emergencia ante la crisis, queda por ver si el equipo de Mikati propondrá medidas que contenten a la comunidad internacional para recibir su ayuda y si contará con respaldo político suficiente.

"Las esperanzas de los libaneses se basan en la formación del Gobierno y las reforma que adoptará (...) que contribuirán a paliar la crisis económica y humanitaria que enfrenta el pueblo", recordó en un comunicado el secretario general de la Liga Árabe, Ahmed Abulgueit.

Noemí Jabois

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.