El Líbano enfrenta una epidemia de cólera por primera vez en 30 años

AP - Bilal Hussein

Aunque dar saltos encima de una charca sea divertido, miles de niños en el Líbano tienen que aprender que con el agua, no se juega. Y es que la presencia de un brote de cólera en el país tiene a la población en alerta. El primer caso de esta enfermedad, que se transmite a través del agua contaminada, se detectó en octubre de 2022. Pero en diciembre, ya se habían registrado casi 5.000 casos y 23 muertes.

La profunda crisis política y financiera que golpea el Líbano dificulta el acceso a agua potable por parte de miles de personas. Todo ello propició la reaparición de la enfermedad de cólera en el país, cuando no se había tenido constancia de ella durante 30 años.

“Mecanismos de defensa negativos”

“La falta de medios de las entidades públicas para proveer agua potable o gestionar las aguas residuales suelen abocar a las poblaciones a adoptar lo que se llama mecanismos de defensa negativos, en los que en algunos casos se compra agua de manera privada sin necesariamente corroborar si esa agua ha sido tratada, si está clorada y si tiene algún tipo de contaminación bacteriológica”, comenta para RFI Ibrahim Mustafa Chico, coordinador de proyectos de Agua y Saneamiento para Acción Contra el Hambre.

El desconocimiento a pie de calle sobre la enfermedad supone un reto para autoridades y grupos humanitarios, que tratan de concienciar a la población. Saber identificar los síntomas a tiempo puede ser clave.

Papel de los grupos humanitarios


Leer más sobre RFI Español