Kuss cede tiempo ante sus compañeros Roglic y Vingegaard pero sigue de líder en la Vuelta

El danés Jonas Vingegaard previo al comienzo de la 13ra etapa de la Vuelta a España, el domingo 10 de septiembre de 2023, en Pamplona. (AP Foto/Álvaro Barrientos)

ALTU DE L’ANGLIRU, España (AP) — Sepp Kuss se aferró al ‘maillot’ rojo de líder general de la Vuelta a España pese a quedar por detrás de Jonas Vingegaard y Primoz Roglic, sus compañeros en el equipo Jumbo-Visma, al cabo de un exigente ascenso el miércoles.

Roglic se apuntó su segunda victoria de esta Vuelta luego que el esloveno y Vingegaard se despegaron de Kruss a poco del final del recorrido de 124,5 kilómetros (77,3 millas) — con un meta cubierta de neblina en el Altu de L’Angliru, un clásico ascenso de la ronda española.

Pero Kuss, quien celebró cumplir 29 años, no les perdió pisada al llegar tercero, 19 segundos detrás. Su ventaja en la clasificación general se redujo a ocho segundos sobre Vingegaard, con Roglic rezagado a más de un minuto, rumbo a las últimas etapas.

“Marqué mi propio ritmo. Lo he sentido por Kuss, fue extraño”, dijo Roglic tras la 17ma etapa. "En la subida, todo el mundo va todo lo rápido que puede. Sigo creyendo en que podemos conseguir el triplete en el podio”.

Kuss se benefició con la ayuda indirecta del español Mikel Landa (Bahrain Victorious). al pegarse a la rueda del estadounidense en los kilómetros finales. Landa entró cuarto en la etapa.

“Cuando he cruzado la línea de meta, pensaba que había perdido el maillot, y no estaba ni siquiera triste. Sabía que lo había hecho lo mejor posible en la subida", dijo Kuss. “Cuando he escuchado que mantenía el maillot, he estado un poco sorprendido. Sentimientos extraños hoy, pero no de una mala manera”.

"Ha sido un cumpleaños muy feliz, lo he pasado haciendo lo que más disfruto”, añadió.

Kuss intenta convertirse en el primer ciclista estadounidense que gana un Grand Tour desde la victoria de Chris Horner en la Vuelta de 2013. Kuss, de 29 años, llegó a España con la tarea de ser un escudero de Roglic y Vingegaard, pero se apoderó del liderato general en la octava etapa y no lo ha soltado desde entonces.

“Tenemos libertad, los tres. Decidimos en el segundo día de descanso que el más fuerte debía ganar la carrera", señaló Kuss. “Dijimos que no nos íbamos a atacar o ponernos en peligro, pero tampoco queríamos traicionar la carrera sabiendo que se podía hacer algo más. Somos amigos y estamos disfrutando de este momento porque tenemos buena forma, sensaciones y equipo”.

Jumbo-Visma intenta barrer los tres Grand Tours este año. Roglic se consagró en el Giro de Italia y Vingegaard en el Tour de Francia.

Roglic busca empatar un récord con una cuarta victoria en la Vuelta. El danés de Vingegaard viene de repetir como campeón del Tour.

El jueves, los corredores afrontarán una distancia de 179 kilómetros (111 millas) que incluirá un sin precedentes puerto de montaña con dos ascensos en Cruz de Linares.

La Vuelta de tres semanas concluirá el domingo en Madrid.