Los kurdos, pueblo sin Estado bombardeado por Irán y Turquía

Pueblo sin Estado, los kurdos están principalmente presentes en Turquía, Irak, Siria e Irán, con una población total estimada entre 25 y 35 millones de personas.

Los actuales ataques aéreos turcos tienen por blanco a combatientes kurdos en sus bastiones del norte de Irak y de Siria y fueron desencadenados tras un atentado cometido el 13 de noviembre en Estambul, atribuido por Ankara a grupos kurdos.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, también amenaza con lanzar una operación terrestre en el norte de Siria.

Irán, por su lado, bombardea posiciones de la oposición kurda iraní instalada en el norte de Irak, a la que acusa de alentar las manifestaciones que sacuden la República Islámica desde la muerte a mediados de septiembre de la joven kurda iraní Mahsa Amini.

- Divididos entre cuatro países -

Pueblo de origen indoeuropeo, los kurdos descienden de los medos de la antigua Persia, que fundaron un imperio en el siglo VII antes de nuestra era.

En su mayoría musulmanes suníes, con minorías no musulmanas y formaciones políticas a menudo laicas, están establecidos en un área de casi medio millón de kilómetros cuadrados.

Su número total varía según las fuentes de 25 millones a 35 millones.

La mayoría vive en Turquía, donde representan alrededor del 20% de la población. En Irak representan del 15% al 20%, en Siria un 15% y en Irán alrededor del 10%.

Instalados en zonas del interior, han sabido preservar sus dialectos, sus tradiciones y un modo de organización ampliamente clanista.

Importantes comunidades kurdas viven también en Azerbaiyán, Armenia y Líbano, así como en Europa, en particular en Alemania.

- Esperanza de Estado -

El colapso del Imperio Otomano tras la Primera Guerra Mundial allanó el camino para la creación de un Estado kurdo, previsto por el Tratado de Sèvres en 1920, situado en el este de Anatolia y en la provincia iraquí de Mosul.

Pero después de la victoria de Mustafa Kemal en Turquía, los aliados revocaron su decisión y, en 1923, el Tratado de Lausana consagró el dominio de Turquía, Irán, Gran Bretaña (para Irak) y Francia (para Siria) sobre las poblaciones kurdas.

- Lucha contra los yihadistas -

En Siria, la milicia kurda de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) ha sido desde 2014 una de las principales fuerzas que luchan contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI), con el apoyo aéreo de la coalición internacional liderada por Estados Unidos.

A principios de 2015, las fuerzas kurdas respaldadas por la coalición expulsaron al EI de Kobané, cerca de la frontera turca.

En octubre del mismo año se crearon las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), compuestas por 25.000 kurdos y 5.000 árabes. Dominadas por las YPG, recibieron una ayuda consecuente de Washington.

Las FDS expulsaron al EI de su feudo de Raqa y, en marzo de 2019, se apoderaron de su último bastión sirio, Baghuz.

En Irak, los combatientes kurdos peshmergas también participaron en la lucha contra los yihadistas.

- Conflictos con los poderes centrales -

Los kurdos, que reivindican la creación de un Kurdistán unificado, son percibidos como una amenaza para la integridad territorial de los países donde están instalados.

- En Siria, los kurdos, que han sufrido décadas de marginación y opresión, adoptan a inicios de 2011 una posición de "neutralidad" hacia el poder y la rebelión contra el régimen de Bashar al Asad.

En 2016, proclaman una vasta "región federal" en el norte, compuesta por tres cantones, lo cual les vale la enemistad de las fuerzas de oposición y la hostilidad de la vecina Turquía.

- En Turquía, el conflicto entre el gobierno y el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) se reanudó en el verano boreal de 2015, haciendo trizas las esperanzas de una solución de esta crisis que ha dejado más de 40.000 muertos desde 1984.

Turquía ya ha llevado a cabo tres ofensivas de envergadura en Siria: en 2016 y principios de 2018 para repeler de su frontera a los yihadistas del EI y a los combatientes de las YPG y en 2019 contra las fuerzas kurdas en el noreste.

- En Irak, los kurdos perseguidos bajo Sadam Husein se sublevaron en 1991 tras la derrota de Bagdad en Kuwait e instauraron una autonomía de hecho.

El Kurdistán iraquí se constituye en región autónoma según los términos de la Constitución de 2005, que instaura una República federal.

En 2017, los kurdos votaron por la secesión, en contra de la opinión de Bagdad y de la comunidad internacional. En represalia, el poder central envió a sus blindados a retomar las zonas disputadas.

- En Irán, un levantamiento kurdo duramente reprimido siguió a la revolución islámica de 1979. Desde entonces, el régimen se ha enfrentado a activistas kurdos que utilizan bases en el Kurdistán iraquí para llevar a cabo ataques en Irán.

bur-acm-cm/ber/hj/mab/js