El Kremlin rechaza la "histeria" de la R. Checa tras el ultimátum de Praga

Moscú, 22 abr (EFE).- El Kremlin rechazó hoy la "histeria" de la República Checa en torno a la expulsión mutua de diplomáticos, después de que Praga diera a Moscú un ultimátum hasta este mediodía para que permita el regreso de todos los funcionarios declarados "persona non grata" a la embajada checa en Rusia.

"Ahora nuestros diplomáticos están trabajando. Nosotros, por supuesto, vemos muy negativa toda esta histeria. Esto es lo único que puedo decir. Demos a los diplomáticos la oportunidad de formular su postura", señaló el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, en su rueda de prensa telefónica diaria.

Representantes del Ministerio de Exteriores de Rusia mantendrán este jueves una conversación con el embajador checo, Vítezslav Pivonka, según dijo hoy María Zajárova, la portavoz de este departamento que dirige Serguéi Lavrov, en la emisora de radio Vesti FM.

"Será una conversación concreta sobre qué acciones se tomarán si Praga adopta medidas", dijo Zajárova, quien calificó el comportamiento del Gobierno checo de "escenificación".

El ministro checo de Exteriores, Jakub Kulhánek, advirtió el miércoles a Moscú de que expulsará a más diplomáticos rusos si los funcionarios checos declarados "persona non grata" por Rusia no pueden regresar a su trabajo antes del mediodía de este jueves.

Praga expulsó a 18 diplomáticos rusos por la implicación de Moscú en la explosión de unos depósitos de armas que causaron la muerte de dos checos. Rusia calificó de "infundadas" las acusaciones y en represalia expulsó a 20 diplomáticos checos.

El Gobierno checo considera que no se puede equiparar la expulsión del mismo número de diplomáticos en ambos países porque Rusia tiene más del doble de personal acreditado, por lo que amenaza con enviar a más funcionarios rusos de regreso a Moscú.

Mientras que antes de las tensiones Rusia contaba con unos 135 funcionarios entre diplomáticos y asistentes en la República Checa, en Rusia había unos 60 representantes checos.

Las fuerzas de seguridad checas consideran que existen pruebas irrefutables de que agentes del espionaje militar ruso (GRU) estuvieron involucrados en las explosiones de los depósitos de munición en el este de la República Checa.

Dos de esos agentes son también los principales sospechosos del intento de asesinato con el veneno Novichok del ex espía ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia en Reino Unido en 2018.

Zajárova instó hoy a Praga a "decir la verdad" sobre la explosión de los depósitos, y consideró poco casual que tras siete años de investigaciones Praga acusara a dos ciudadanos rusos y expulsara a diplomáticos rusos "justo dos o tres días después de que Washington enviara de vuelta a Rusia a diez miembros de la legación rusa.

Estados Unidos impuso hace una semana sanciones a Rusia por su presunta interferencia en las elecciones presidenciales de 2020 y su supuesto papel en el ciberataque masivo de SolarWinds, además de imponer castigos relacionados con las acciones rusas en Ucrania y Afganistán.

(c) Agencia EFE