Kremlin enfrenta ira de esposas y madres de tropas movilizadas

(Bloomberg) -- Desesperadas por rescatar a sus hijos y maridos del frente en Ucrania, las mujeres rusas están presionando al Kremlin en la última señal del creciente descontento causado por la guerra.

Los esfuerzos dispersos de esposas y madres despegaron después de que Vladímir Putin ordenó llamar a 300.000 reservistas el 21 de septiembre, lo que obligó a las autoridades a prestar atención. Los gobernadores regionales se han reunido con activistas y prometieron ayudar, y el presidente ruso planea celebrar una sesión por su cuenta con ellos esta semana.

A medida que la guerra entra en su noveno mes, los esfuerzos de Putin para proteger a su población de los costos de los combates se están agotando en algunos puntos y el Kremlin se apresura a reducir el impacto donde puede. Las autoridades prometen dinero en efectivo y otros beneficios para las familias de los llamados a la guerra y se comprometen a asegurarse de que estén debidamente equipados y atendidos.

Las protestas contra el envío de familiares movilizados al frente se han producido en al menos 15 regiones, ocurriendo la mayor cerca de la frontera con Ucrania, según datos recopilados por Verstka, un medio de comunicación independiente que es uno de los pocos que cubren el movimiento. Las demandas de las familias por lo general no son políticas, sino que se centran en garantizar que sus hombres reciban la capacitación y el equipo adecuados y que sean atendidos en el frente.

Han recibido atención de alto nivel.

A principios de este mes, Putin instó a los funcionarios a que se aseguraran de que sus preocupaciones fueran atendidas, y prometió “hablar yo mismo con la gente para conocer su opinión” sobre la situación.

Los gobernadores de algunas regiones cercanas a la frontera con Ucrania prometieron ayudar, aunque los activistas dijeron que los resultados han sido limitados hasta ahora. Otros funcionarios rechazaron de plano los llamamientos, diciendo que los soldados del frente están “vivos y bien”.

“Estas personas no quieren detener la guerra, quieren mejorar las condiciones de los soldados”, dijo Ekaterina Schulmann, politóloga y miembro de la Academia Robert Bosch de Berlín. “Pero por esa razón es más difícil para las autoridades ignorarlas o enmarcar esas protestas como extremismo o influencia extranjera”.

Las encuestas de opinión muestran que el apoyo a la guerra ha disminuido desde los máximos registrados en los primeros meses, antes de que la contraofensiva de Ucrania obligara a las tropas rusas a ceder vastas extensiones de territorio. La ansiedad se disparó ante el anuncio de la movilización, que provocó un éxodo de hasta medio millón de rusos del país.

Las madres de los soldados han sido una fuerza política en Rusia durante décadas, ya que los activistas buscaban rescatar a los hijos de los reclutas del duro trato. El movimiento se fortaleció en la década de 1990, buscando traer de vuelta a los soldados enviados a luchar en la región de Chechenia. Esta vez, un grupo que dice representar a las familias dijo que tiene simpatizantes en 89 ciudades.

La televisión estatal no ha prestado mucha atención a las protestas de las familias, que han sido ampliamente comentadas en las redes sociales. Los videos de esposas enojadas que se acercan a la zona de guerra para rescatar a sus familiares han circulado en las redes sociales, aunque ninguno ha sido confirmado oficialmente.

En un llamado por video publicado por Verstka el 9 de noviembre, la esposa de uno de los movilizados dijo que el comandante de su compañía reveló que solo unos 30 de los 200 hombres habían llegado a un lugar seguro después de ser atacados en Lugansk, en el este de Ucrania.

En otro video publicado un día después por un grupo de 20 mujeres en la frontera rusa con Ucrania, prometieron ir al frente para recuperar a sus esposos, hijos y hermanos. “Si no salen a ayudarnos, iremos nosotras, incluida una chica embarazada”, dijo una de ellas, y agregó que sus familiares estaban sin chalecos antibalas ni cascos y arrastrando a compañeros heridos.

En medio de las expresiones oficiales de simpatía, las autoridades están tomando medidas drásticas. Un grupo dijo que las autoridades amenazaron a una de sus activistas, una maestra de escuela, con arrestarla si no guardaba silencio. Los reclutas también han sido advertidos de que sus familiares deben dejar de protestar.

El 22 de noviembre, un soldado de la región de Altai, en Siberia, que había pedido al gobernador en un video el equipamiento y la formación adecuados para su unidad, ofreció sus disculpas y agradeció a las autoridades que le proporcionaran el equipo militar necesario.

“Nos precipitamos, les pido que me perdonen. Nos han equipado completamente”, dijo en el mensaje publicado por las autoridades regionales en Telegram.

Nota Original:Kremlin Faces Rising Ire From Wives, Mothers of Mobilized Troops

More stories like this are available on bloomberg.com

©2022 Bloomberg L.P.