Rusia acusa a la OTAN de "incitar" a Ucrania a alargar el conflicto

Los ministros de Exteriores de Polonia, Radoslaw Sikorski (2º izq.); Finlandia, Elina Valtonen; y República Checa, Jan Lipavsky (drcha.), y el presidente del Senado checo, Milos Vystrcil, en un debate sobre la OTAN el 30 de mayo de 2024 en Praga (Michal Cizek)
Los ministros de Exteriores de Polonia, Radoslaw Sikorski (2º izq.); Finlandia, Elina Valtonen; y República Checa, Jan Lipavsky (drcha.), y el presidente del Senado checo, Milos Vystrcil, en un debate sobre la OTAN el 30 de mayo de 2024 en Praga (Michal Cizek)

Rusia acusó este jueves a los países de la OTAN, que evalúan autorizar a Ucrania a usar las armas occidentales para golpear territorio ruso, de "incitar" a la exrepública soviética a prolongar el conflicto.

"Los países miembros de la OTAN (...) están dando una nueva vuelta de tuerca a la escalada de tensiones, y lo están haciendo de forma deliberada", dijo el portavoz de la presidencia rusa, Dmitri Peskov.

"Incitan a Ucrania por todos los medios posibles para prolongar esta guerra sin sentido", añadió a los periodistas.

Las declaraciones de Peskov coinciden con una reunión informal de cancilleres de la OTAN en Praga, ante los llamados del gobierno ucraniano para que sus aliados le permitan utilizar las armas occidentales para llevar a cabo ataques en Rusia.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, se mostró favorable, pero otros países, como Estados Unidos, Alemania o Italia, se niegan a que Ucrania lleve a cabo ataques fuera de sus fronteras con sus armas, por temor a verse arrastrados a un conflicto directo con Moscú.

"Creo que es hora de reevaluar algunas de estas restricciones para permitir a los ucranianos defenderse", a la luz de los recientes combates, afirmó Stoltenberg en Praga.

Francia, República Checa y Noruega están también a favor de que se autorice a Ucrania a usar el armamento de largo alcance que le han suministrado sus aliados para apuntar contra objetivos dentro de Rusia.

Rusia reivindicó el lunes la toma de dos nuevas localidades en las regiones de Donetsk y Járkov, en el este de Ucrania, un nuevo avance de las tropas rusas en esta zona frente a un ejército ucraniano en dificultades.

Moscú intenta ampliar su ventaja en el campo de batalla antes de que las fuerzas de Kiev reciban armas estadounidenses.

Ucrania envió refuerzos a la zona y el presidente Volodimir Zelenski advirtió que podría tratarse de la primera oleada de una mayor ofensiva rusa para el verano boreal.

bur/avl-jvb-meb/mb