KRÜ Esports presentó al manager Sebas Fernández: su rol en el equipo, la charla con el Kun Agüero y el gran objetivo

Juan Patricio Balbi Vignolo
·8  min de lectura

"Créelo y así será". Cuando Sebastián Fernández armó su canal de YouTube en julio de 2006 y luego dispuso esa frase como nombre de usuario de sus diferentes redes sociales nunca se imaginó que iba a poder alcanzar más de lo que siempre deseó con todas sus fuerzas. No solo porque hoy tiene 800 mil suscriptores y 124 millones de visualizaciones, 71 mil seguidores en Twitch (top 10 mundial en FIFA 21) y más de 100 mil en Instagram, sino porque por estos días cumple uno de los grandes sueños de su vida: fue anunciado como Team Manager de FIFA en KRÜ Esports, el equipo del Sergio "Kun" Agüero.

Kun Agüero presentó Krü, su equipo de eSports: los detalles de un proyecto ambicioso

"Me hablás de esto y se me pone la piel de gallina. Es una responsabilidad y una oportunidad muy linda que nunca me la imaginé", dice Sebas en videoconferencia con LA NACION y muestra a cámara su brazo con los pelos de punta. Fanático de Independiente, gamer, youtuber y creador de contenidos, su vínculo con los esports está mucho más allá de la habitación en la que realiza las habituales transmisiones del videojuego FIFA: en 2018 fue el gran cráneo del área de esports de Independiente, donde tuvo hasta hace unas semanas el rol de manager. Bajo su ala, el Rojo se transformó en un pionero en el fútbol argentino, con jugadores de FIFA y PES destacándose en torneos internacionales y siendo el mejor equipo del país en la modalidad Clubes Pro.

Ahora, después de forjar un fuerte vínculo amistoso con el Kun durante la cuarentena, y tras haberlo ayudado a diseñar su "set up" e impulsarlo con consejos para su explosión en Twitch, Fernández tomará un rol fundamental en los primeros pasos de KRÜ Esports, que viene de anunciar al argentino Yago Fawaz (número 9 del mundo) como jugador estrella y en un futuro promete dar un salto hacia League of Legends y Counter Strike, dos de los juegos más consumidos. ¿Qué hace un Team Manager? Es el gran coordinador general de todo lo que ocurre en el equipo. "Mi rol se resume en ser el nexo entre los jugadores y el club", cuenta Sebas, de 37 años, que además colaborará con la generación de contenidos y la difusión de todas las actividades del equipo y sus players.

KRÜ, el equipo del Kun Agüero, presentó a su primer jugador de FIFA: Yago Fawaz, argentino y top 10 mundial

-¿Cómo podrías describir en profundidad el trabajo que vas a tener?

-Mi rol podríamos resumirlos en ser el nexo entre jugadores y el club. Yo diariamente tengo diálogo con los chicos, me ocupo de saber cómo están y qué necesitan. Resuelvo problemas de competencias, me encargo de hacer pedidos para el club, de mejorar equipos o ayudarlos con el set up. Tengo que mantener contacto diario con los coaches, saber cómo es la semana de trabajo planificada y recibir la devolución de ellos sobre qué vienen haciendo o qué quieren mejorar o qué se puede solucionar. También debo estar alerta y ver la escena, para ver qué otro chico puede sumarse al equipo y nos pueda representar. Es un trabajo completo.

-¿Es un rol muy parecido al que podría tener un manager en un equipo de fútbol?

-Es parecido. Los esports y los deportes convencionales tienen una vinculación más fuerte de lo que se cree o lo que el prejuicio social considera. Y están relacionados en muchos aspectos, desde el entrenamiento, lo físico, las situaciones que se generan, tener un nexo entre club y los jugadores para generar una mejor atmosfera o ambiente. La intención es que los jugadores solo se ocupen de desarrollarse y evolucionar en su juego, en su performance y en su potencial.

FIFA ya anunció que distribuirá 3,7 millones de euros (4,35 millones de dólares) en los premios de sus diferentes competiciones de esports para jugadores individuales, clubes y selecciones nacionales

-¿Y qué representa para vos formar parte del proyecto?

-Es una oportunidad, una responsabilidad y un momento muy lindo. Uno sospecha que la pandemia quizás aceleró los plazos, porque no me lo imagino al Kun stremeando sin la cuarentena. Fue la excusa perfecta para que se pueda sentar y poder salir a la cancha en Twitch, que fue un suceso mundial. Él me preguntaba cosas, yo le daba mis consejos y un día me comentó que estaba armando un equipo propio y me preguntó por diferentes jugadores. Yo le di mi opinión y ahora estamos juntos.

-¿En algún momento te imaginabas esta posibilidad en medio del furor Kun en Twitch?

-Nunca me lo imaginé. Y lo vivo con mucha responsabilidad, porque se la clase de estrella y de leyenda que es. El primer día que me contactó, veo un Whatsapp, un número que no tenía agendado con la cara de él y digo: 'Esto no puede ser real, que está pasando'. Me habló para preguntarme cosas de Twitch y me dice: 'Soy el Kun', ja. Sí, ya sé, te veo, jaja. Es todo muy loco. Es muy grande y fuerte todo esto. Me sorprende, pero también soy muy consciente de la oportunidad. Y se lo hago saber a los chicos, porque yo lo vivo de esa forma y lo traslado. Estoy donde quiero estar: en un lugar que cuando soñaba o fantaseaba, no existía. Hay que trabajar duro.

-¿Cómo fue esa charla con él?

-Hablamos de jugadores, de recomendaciones y algunas situaciones. Fue todo muy rápido, él me dijo de sumarme y yo no tomé dimensión de lo que se iba armar, entonces en un momento le dije: 'Yo te ayudo, no es necesario que me sumes'. Pero después la situación fue avanzando y cada vez era más seria. Así que un día le dije: 'Che, ¿era porque querés que esté Sebastián Fernández o porque tenemos buena onda?'. Y me dijo: 'Quiero que estés'. Y le dije que estaba adentro.

-¿Hay una presión extra en el trabajo por ser el equipo de Agüero?

-Hay mucha gente trabajando y que el Kun sea el dueño del equipo hace que haya muchos más ojos depositados. Y los logros y los momentos que puedan llegar a generarse adversos van a tener más exposición que en cualquier otro club. No deja de ser una situación para estar alerta, trabajar y ser muy profesional. Es lo que le digo a los chicos. Esto recién comienza, pero uno palpa y ve que el ruido es fuerte. Mi posición y la de los chicos es trabajar como nunca, tener la responsabilidad, criterio y autocrítica para ser mejores y achicar el margen de error.

Los deportes electrónicos generarán ingresos por 973,9 millones de dólares en todo el mundo durante 2020 y que para 2023 el número llegará a 1.600 millones de dólares.

-La brecha entre Sudamérica y Europa es muy marcada. ¿Creés que KRÜ Esports puede ser un punto de partida para achicarla?

-Sin dudas que va a ayudar, pero KRÜ solo no lo puede realizar. Venimos a acompañar el desarrollo de la escena y a sumarnos al gran trabajo que muchas otras organizaciones vienen realizando. Uno de los objetivos es achicar la distancia desde nuestra posición, brindando posibilidades que no se encuentren en el continente y tratar de darle los beneficios a los jugadores para que no tengan que sentir que tienen que hacer las cosas bien acá para poder irse. Como ya dijo Sergio, en KRÜ se los trata con los mismos beneficios de los que juegan en Europa. Tuvieron una ayuda muy fuerte del armado del equipo con FIFA Points para competir, cada uno tiene su entrenador, se los ayudó con la consola (PS4 o Xbox), y si alguno tiene pensado hacer stream también se lo ayudará. Para que se ocupen de su juego. Son situaciones difíciles de ver en la escena latinoamericana.

-Si mirás para atrás, ¿por qué creés que llegaste a este lugar?

-Yo hace 10 años que estoy en YouTube. Eso me hizo tener mi público, y me fue vinculando a los esports y me llamaban para castear o comentar. Llegué sin quererlo. Yo era de otro palo. Empecé a tener buena onda con los que competían. Se generó un vínculo para que pudiéramos crecer todos. Y después mi segundo vínculo directo fue cuando sentí que Independiente tenía que tener un equipo de esports. Me vinculé con Filgueiras el gerente de marketing, un fenómeno. Se dio una charla y le dije de armar un departamento. Se dio, se encargaron de generar un sponsor para financiar y fue mi primer rol protagonista. Los resultados fueron buenos y tuvimos muchos logros. Es una adrenalina hermosa. Se armo una estructura muy grande y fue un nuevo mundo sin quererlo. Hoy lo veo como algo hermoso. Y tengo sensaciones nuevas difíciles de explicar.