Los kosovares castigan a generación de políticos que logró la independencia

Agencia EFE

Belgrado, 7 oct (EFE).- Dos partidos opositores han ganado las elecciones anticipadas del domingo en Kosovo, abriendo la puerta a un cambio generacional que saque del poder a los políticos procedentes de la guerrilla que luchó contra Serbia y que en 20 años de independencia no han mejorado la economía ni la corrupción.

Con prácticamente todo el voto ya escrutado, el movimiento ultranacionalista de izquierdas Autodeterminación (Vetevendosje) ha obtenido el 25,55 % de los votos, casi empatada con el 24,86 % que ha obtenido la Liga Democrática de Kosovo (LDK, conservadora).

Esas dos formaciones han colaborado en el pasado y durante la campaña han mostrado su disposición a formar una coalición en ese país de mayoría étnica albanesa que en 2008 se independizó unilateralmente de Serbia.

En el tercer puesto, con el 21,13 %, está el Partido Democrático de Kosovo, que ha estado ininterrumpidamente en todos los Gobiernos kosovares desde la independencia y que ahora pasará a la oposición.

La Alianza para el Futuro de Kosovo, del dimisionario primer ministro y excomandante guerrillero Ramush Haradinaj y sus aliados, ha obtenido el 11,53 %.

Este resultado es interpretado por el analista Idro Seferi como un castigo de los electores a los partidos que llevan alternándose en el poder 20 años y que no han mejorado la maltrecha economía, la corrupción y el aislamiento del país, ni cumplido la promesa de que con la independencia de Serbia llegaría la prosperidad.

"El partido que ha ganado es el único que nunca ha estado en el poder", explica a Efe el analista.

El nacionalista Albin Kurti, el líder de Autodeterminación, que ya anunció que encabezará el nuevo Gobierno y que contactará hoy mismo con la LDK, ha centrado su mensaje justo en la lucha contra la corrupción (un tercio de los ministros salientes tienen denuncias por distintos delitos), el desarrollo económico y la creación de empleo.

Un discurso muy popular, especialmente entre la juventud, en un Estado donde el paro ronda el 30 % y supera el 50 % entre los jóvenes, y donde muchos no ven otra salida que abandonar el país.

Así, Seferi espera un Gobierno "dinámico" con un Kurti que tratará de diferenciarse de sus antecesores.

El líder de Autodeterminación ha promovido en el pasado protestas y marchas antigubernamentales y ha recurrido incluso al lanzamiento de gases lacrimógenos en el Parlamento para bloquear su actividad.

Además, reivindica la unión de Kosovo con Albania, aunque no es su objetivo principal, y considera prioritario consolidar el actual Estado kosovar.

A la espera de que termine el escrutinio y se haga público si Autodeterminación y la LDK suman una mayoría suficiente de escaños, Seferi prevé que la negociación entre los dos partidos se centrará en la lucha contra la corrupción y las reformas económicas.

Otro tema importante será la complicada negociación para mejorar las relaciones con Serbia, un proceso amparado por la Unión Europea y que está paralizado desde que el pasado noviembre Haradinaj impuso un arancel del 100 % a la importación de productos serbios.

Seferi opina que la UE y Estados Unidos presionarán para que se reanude el diálogo, algo que, dice, "no será fácil en las actuales circunstancias".

Durante la campaña, Kurti defendió que Kosovo tenga como interlocutor a la minoría de serbios que aún vive en Kosovo, y no al Gobierno de Serbia, argumentando que no se puede negociar con un país que no reconoce la soberanía kosovar.

Según el analista, lo que está descartado es que Kurti se avenga a discutir cualquier eventual intercambio de territorio con Serbia, una posibilidad con la que se especuló en el pasado pero que nunca llegó a concretarse.

Serbia no reconoce la independencia de Kosovo, aceptada por países como EEUU y la mayoría de los socios de la UE, pero no por otros Estados, como Rusia, China, España o la India, lo que bloquea también que la exprovincia serbia sea admitida en la ONU.

Snezana Stanojevic

(c) Agencia EFE