Kishida parte a Nueva York para participar en la conferencia de desarme nuclear

·2  min de lectura

Tokio, 31 jul (EFE).- El primer ministro de Japón, Fumio Kishida, partió este domingo hacia Nueva York para asistir a la conferencia de Naciones Unidas (ONU) sobre No Proliferación Nuclear, en la primera asistencia de un mandatario japonés a esa cita.

"El impulso global para lograr un mundo sin armas nucleares ha disminuido considerablemente", dijo Kishida sobre el evento, que pretende usar "como una oportunidad para revertir esta tendencia", explicó en una publicación a través de su perfil de la red social Twitter, que acompañó con una foto entrando en el avión.

Kishida tiene previsto dar un discurso durante las deliberaciones de la conferencia, que se prolongará durante el mes de agosto, para enfatizar la importancia de no usar armas atómicas y pedir a las potencias nucleares que sean más transparentes sobre sus arsenales.

Se espera que el primer ministro proponga, además, la creación de un fondo de la ONU para promocionar que los jóvenes de todo el mundo visiten las ciudades japonesas Hiroshima y Nagadaki, las únicas que hasta ahora ha recibido ataques nucleares, para aprender sobre su devastación como parte de la campaña para erradicar estas armas, según filtraron fuentes gubernamentales a la agencia local de noticias Kyodo.

En paralelo a la conferencia, Kishida tiene previsto reunirse con el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, y participar en un encuentro de ministros de Exteriores de la Iniciativa de No Proliferación y Desarme, compuesta por 12 Estados no nucleares adscritos al tratado de no proliferación, entre ellos Japón, Australia, Canadá, Alemania, Turquía y Emiratos Árabes Unidos.

La anterior conferencia sobre no proliferación se celebró en 2015 y concluyó sin una resolución por el desacuerdo entre sus miembros. En aquel momento, Kishida era el ministro de Exteriores de Japón.

La conferencia es de carácter quinquenal y debía haberse celebrado en 2020, pero fue retrasada por la pandemia de covid-19.

Oriundo de Hiroshima, donde se encuentra su distrito electoral, Kishida aboga por un mundo libre de armas atómicas, pero ha insistido en varias ocasiones que cree que el Tratado de No Proliferación es una herramienta más eficaz para este debate que el denominado Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares.

Ninguna de las potencias nucleares han rubricado este último pacto, que entró en vigor en 2021, y tampoco Japón, pese a ser el único país en sufrir un ataque nuclear, en Hiroshima y en Nagasaki, que precipitaron el fin de la Segunda Guerra Mundial en 1945.

El TNP entró en vigor en 1970, en plena Guerra Fría, y prohíbe la posesión de armas nucleares a cualquier país que no forme parte del grupo de potencias formado por Estados Unidos, Reino Unido, China, Francia y Rusia (entonces la Unión Soviética).

El número actual de participantes es de 191 países y regiones.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.