Los kirguises respaldan en las urnas los cambios del presidente Zhapárov

Moscú, 28 nov (EFE).- Kirguistán votó hoy a favor de los cambios promovidos tras la llamada Revolución de Octubre, al entregar la mayoría de los apoyos a los principales partidos nacionalistas, cercanos al presidente Sadir Zhapárov, quien fortaleció el poder presidencial en detrimento del Legislativo.

"Nuestro sabio pueblo eligió a sus mejores hijos e hijas al venidero Parlamento. Estas elecciones responden a la voluntad del pueblo, la Constitución y las normas internacionales", afirmó el mandatario tras el cierre de los colegios electorales, citado por AKIpress, al destacar que las autoridades no interfirieron en el proceso electoral.

AMPLIO APOYO DEL NUEVO PARLAMENTO

Y es natural que el mandatario se sienta apoyado tras el anuncio de los resultados preliminares de los comicios, porque aunque el partido Mekenchil (Patriótico), fundado hace 11 años por él, no logró superar el umbral del 5 % necesario para formar parte del Legislativo, podrá contar con la formación Ata-Zhurt, de la que fue miembro hasta 2010.

Este partido nacionalista de derecha resultó el más votado en las presentes elecciones parlamentarias, al superar el 16 % de los apoyos y recabar más de 199.000 votos.

Además, Zhapárov podrá contar con el apoyo de la formación joven Ishemin (Credo) y el partido Intimak (Harmonía), ideológicamente cercanos, y de los partidos Justicia y Desarrollo Yyman Nuru y Legalize, también sus aliados.

El único partido que pasa a la oposición es Butun Kirguistan (Kirguistán Unida), curiosamente la única formación opositora que pasó al Parlamento en las malogradas elecciones legislativas anteriores.

REPETICIÓN DE COMICIOS

Y es que los comicios de este domingo son la repetición de los de octubre de 2020, anulados por la Comisión Electoral Central dos días después de su celebración debido a las denuncias de fraude e intensas protestas que condujeron a la dimisión del entonces presidente, Sooronbai Jeenbékov.

Zhapárov, quien asumió primero la cartera de primer ministro y posteriormente la presidencia del país, promovió en abril pasado de un referendo constitucional que cambió el sistema político de Kirguistán de parlamentario a presidencial, un giro criticado por Occidente al considerar que afecta la independencia de poderes.

La nueva Constitución no solo modificó la estructura del Parlamento, al reducir el número de diputados de 120 a 90 y establecer un sistema mixto de elección, que supone la votación por listas de partidos y por circunscripciones, sino que también permitió concentrar extensos poderes en el Ejecutivo en detrimento del Gobierno y el Parlamento.

Además, se amplió el número de mandatos presidenciales a dos de cinco años en lugar de uno único de seis y se creó un nuevo órgano "consultivo y coordinador", el Kurultái o Asamblea Popular con amplios poderes y controlado por el jefe de Estado.

AMENAZA DE GOLPE DE ESTADO

Pero aún con todas las cartas a favor de Zhapárov, el fantasma de las elecciones legislativas de 2020 se volvió a asomar después de que el presidente anunciase este viernes los preparativos de un golpe de Estado después de los comicios y las autoridades detuvieran a quince personas presuntamente vinculadas a los preparativos de la asonada.

Según el Comité Nacional de Seguridad del país, los arrestados, entre los que se encuentran tres candidatos a diputados, planeaban organizar "disturbios masivos" después de los comicios con la "ulterior escalada de la situación".

Asimismo, los sospechosos del intento de golpe de Estado planeaban orquestar, con ayuda de algunas fuerzas políticas, entre ellas, los perdedores de las elecciones, "enfrentamientos con la policía y tomar el poder por la fuerza".

Zhapárov, quien aseguró tener los nombres de los implicados y pruebas en contra de ellos, fue otrora un destacado dirigente de la oposición kirguisa, tuvo que cumplir en el pasado tres años en cárcel acusado de un intento de la toma violenta del poder en el país en 2012.

ELECCIONES TRANQUILAS Y CON BAJA PARTICIPACIÓN

Así, a la sombra de las detenciones, la jornada electoral transcurrió en calma y con pocas violaciones, pero marcada con una participación significativamente menor que en votaciones anteriores, al superar ligeramente el 33 %, por debajo del 56,5 % alcanzado en los comicios parlamentarios de 2020.

Las autoridades explicaron esta caída de la participación con las nuevas leyes electorales que prohíben a los electores cambiar su dirección de empadronamiento electoral, algo que podría permitir fraudes electorales, otro de los cambios promovidos en el marco de la Constitución promovida por Zhapárov.

Según una encuesta organizada en plena jornada electoral por el Consejo Empresarial contra la Corrupción, "la gente votó con el corazón y sin presiones, no ha habido compra de votos".

"Los electores no venden sus votos ya que se sienten responsables por el futuro de su país", afirmó la directora de esta organización, Nuripa Mukánova, citada por AKIpress.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.