¿Kirchnerpedia? La militancia copó las definiciones políticas de Wikipedia

·15  min de lectura
‏‏‎ ‎
‏‏‎ ‎

Esta nota tiene una característica: está escrita por un periodista cuyo perfil ha sido eliminado de Wikipedia por ser irrelevante. Me pregunté si quien vea esta noticia estará dispuesto a leer el trabajo de un irrelevante.

Sí, he sido eliminado por estas razones: Cabot “no tiene página propia en ninguna otra Wikipedia de otro idioma, es desconocido incluso en su propio país, tampoco gano ningún premio (una mención no es un premio) y el otro es un segundo premio (ni siquiera para el jurado fue relevante para ganar un primer premio) e incluso esas dos únicas menciones son irrelevantes, ya que no son de instituciones relevantes”. Miré con cuidado pero no hubo caso, no había referencia a los 18 premios que hemos ganado en los últimos años con LA NACION.

Terco, seguí leyendo y otro usuario dice que sobre mi trabajo: “Un tercio del artículo es sobre una única noticia que publicó, e incluso se detallan datos irrelevantes para alargar innecesariamente el artículo a falta de trayectoria de este personaje”. El “personaje”, claro está, soy yo.

Sí hay una entrada que habla de la causa de los cuadernos y que la caracteriza de la siguiente manera: “Refiere a la causa judicial caratulada «Fernández, Cristina Elisabet y otros s/ asociación ilícita» iniciada en el fuero penal federal a cargo de Claudio Bonadio en los primeros meses de 2018 a partir de las digitalizaciones de ocho cuadernos con anotaciones que realizara Oscar Centeno, el exchofer de un funcionario público, relativas a presuntos pagos de sobornos, que fueron entregadas al Juzgado por periodistas del diario La Nación”. Allí sí hay existe una mención a uno de los galardones que recibió el trabajo: el premio Rey de España.

No pude contentarme con eso. “ Estamos ante un señor que se hizo famoso por hablar de unas fotocopias” , dice otro por ahí. Y un usuario sentencia con lacónico “bórrese”. Argumentó lo siguiente: “Está claro: para el submundo de la Argentina, con sus grandezas y sus miserias, puede llevar a captar una mínima atención del público, que ya está acostumbrado a la banalidad. Pero para Wikipedia, no, realmente no; esos hechos mencionados no son más que anécdotas dentro de la política argentina, tan degradada para el día de hoy... y no pasan de eso. Basta ya”. Y me borraron.

Algo desilusionado, decidí escribir un artículo relevante , de esos que suelen dar chapa para entrar en Wikipedia. No se me ocurría nada, y entonces me entusiasmé con esbozar algunas líneas sobre la enciclopedia universal digital más importante del mundo.

Wikipedia, Graciela Fernández Meijide, 25 de diciembre de 2018, 19:41. En ese momento, si alguien estaba interesado en saber qué decía ese artículo se hubiera encontrado con una biografía en cuyas primeras dos líneas se leía: “ Política y exactivista de derechos humanos argentina”. Un par de renglones arriba, donde la enciclopedia digital categoriza los artículos estaba la siguiente oración: “Negacionismo del terrorismo de Estado en la Argentina”.

En aquella Navidad, Fernández Meijide, según Wikipedia, era exactivista de los derechos humanos en la Argentina y negacionista del terrorismo de Estado en el país.

Wikipedia, “Macri Gato”, 8 de mayo de 2019, 22.53. Después de una larga discusión, sobre la entrada que ponderaba y explicaba el apelativo del entonces presidente Mauricio Macri, la enciclopedia borró el artículo. Los archivos digitales, que aún se conservan permiten ver los argumentos de uno y de otro lado. “Manténgase «Macri gato» no es el apodo de un político (el apodo sería «gato», en tal caso). Es una exclamación popular que existe y que tiene varias connotaciones dignas de ser explicadas en un artículo enciclopédico. Es trascendente”. Le contestaron: “Bórrese. Se argumenta que el artículo es relevante y para ello se insiste en que tiene «fuentes serias y objetivas». Una de las más citadas es el blog Anarkopernismo, que en su propio título en la página dice «un blog punk, nerd y peronista»”.

La enciclopedia colaborativa

Wikipedia, es, quizá, uno de los proyectos colaborativos más importantes de la historia de Internet. La ONG Wikimedia nació en los Estados Unidos y tiene como principal proyecto la enciclopedia virtual más extensa del planeta, uno de los sitios más visitados de la Web. Fue creada con enorme cantidad de controles cruzados que ejercen de redactores, curadores y editores del contenido. Miles de usuarios en el mundo interactúan virtualmente para intentar aproximarse lo más cerca posible a la objetividad, o al menos, al equilibrio.

Tiene 6,26 millones de artículos en inglés , el idioma con más entradas, y 1,6 en castellano. Dentro de este universo hay cientos de miles que se generan en el país, donde existe Wikimedia Argentina, encargada del capítulo local. Allí, donde algunos centenares escriben contenidos argentinos para que miles y miles los consuman se libra una batalla que, por ahora, tiene un claro ganador. El relato K ha impuesto su visión en prácticamente todo el contenido que tiene algún interés político o histórico.

La micromilitancia pregnó la enciclopedia más importante del mundo. La pregunta que habría que hacerse es por qué los artículos de ciertos temas de la Argentina no tienen el equilibrio que sí se puede ver en la enciclopedia en otros idiomas . La respuesta corta es que los mecanismos de control cruzado, de discusión y de resolución de controversias no se llegan a activar. El motivo de esta anomalía es simple: hay un bando que prácticamente habla solo; el contrapeso que podría balancear el contenido, tiene mucha menos relevancia en la interacción digital.

Un conocedor del mundo de Wikipedia y de sus protagonistas, y que se excusó de dar su nombre para mantener cierta apariencia de cordialidad con la comunidad, lo ejemplificó muy simple: “Qué pasaría si en un lugar de la Argentina con bajo desarrollo institucional no se fiscaliza una elección. Pues lo más probable es que esas urnas presenten problemas, pero si nadie controló, pasará. Los mismo sucede en la enciclopedia: si nadie fiscaliza los mecanismos de equilibrio no se activan”. En resumen: habla una sola voz.

Wikipedia, Graciela Fernández Meijide, 10 de marzo de 2021, 12,03. Después de centenares de comentarios, correcciones y discusiones en la trastienda de la enciclopedia digital, en la biografía se lee lo siguiente: “Política y activista de derechos humanos argentina”. Ya no está el exactivista, ni tampoco la categoría de negacionista en la que había sido colocado su perfil.

Wikipedia, “Macri Gato”, 10 de marzo de 2021, 12.03. El artículo fue borrado como entrada autónoma después de una larga exposición de posiciones sobre la relevancia o no de que sea una cita autónoma. “Si bien inicialmente parecía imponerse la postura de mantener el artículo, a lo largo de la discusión se ha impuesto, con mejores argumentos, el borrado. Todo ello en la medida en que el artículo no logra dejar clara la relevancia enciclopédica del término, abusa de las fuentes de poca calidad”, dice la parte resolutiva del decisorio.

Actualmente, el vocablo “Macri Gato” no es una entrada autónoma, pero está incorporado a la del expresidente Mauricio Macri. “A poco tiempo de asumir, se popularizó el apodo gato para el presidente Mauricio Macri. La expresión sintetizada: Macri gato comenzó a difundirse en el lenguaje cotidiano. En el argot carcelario en la Argentina, gato deriva de gatillar, que significa pagar. Se refiere al preso que recauda para el jefe del pabellón. También se relaciona con el mundo de la prostitución, donde gato (en masculino) es una prostituta cara. Sin embargo, el uso más común en el norte argentino, donde según algunas fuentes surgió el epíteto, hace de gato un sinónimo de ladrón”, se lee en la principal entrada que tiene el fundador del PRO.

Entender cómo funciona la curación del contenido que queda publicado es un ejercicio que lleva a meterse por pasillos y recovecos donde los usuarios, llamados wikipedistas, intercambian ideas, toman posturas, discuten y deciden qué queda expuesto. De esos foros surge lo que queda estampado en el portal y qué cosa se esconderá en los pliegues del artículo, allí donde se puede repasar la historia, pero donde prácticamente no ingresa el usuario final.

En el país existe la asociación Wikimedia Argentina (WAR), una organización sin fines de lucro creada independientemente por un grupo de personas que apoyan los proyectos Wikimedia internacional. La gran mayoría de estas ONG reciben dinero desde la casa matriz de Estados Unidos, salvo Alemania y suiza. El resto se financian gracias a ciertos emprendimientos que certifican en la sede central y por eso envían dinero. Los wikipedistas argentinos suelen enviar miles de fotos con la propiedad cedida al sitio y eso les vale alguna transferencia en dólares. Uno de los grandes aportantes de esa biblioteca de imágenes es el Gobierno de la Ciudad. Cesión de derechos a cambio de dólares.

A su vez, quien haya navegado por esa página, sabe que, ante determinadas consultas, aparece el cartel de donaciones. Según consta en todos los sitios, los fondos a nivel mundial se captan mediante donaciones, desde pequeñas que hacen los usuarios hasta enormes montos que entregan grandes filántropos.

Dentro de aquellos miembros fundadores, que eran cerca de 60, empezaron las discusiones, nada que no suceda en gran parte de las organizaciones de la sociedad civil. Unos, dolidos por los manejos, se marcharon. Hubo alguna intención de armar otra lista, pero la iniciativa quedó en manos de unos, con otros desplazados. Hasta ahí, nada que sorprenda.

Pero la gran crítica de Wikipedia no son los problemas de la ONG, sino la poca fiabilidad de los contenidos y la falta de equilibro en gran cantidad de sus artículos. Ahora sí se entra en la verdadera trama de edición que termina por ponerle el sello al sesgo y la parcialidad.

La enciclopedia está editada y escrita colaborativamente por cualquier persona del planeta, con acceso a Internet, que cree un usuario para entrar a editar. Esa persona se llama wikipedista. Pero para otorgar cierto orden y entregarle algún privilegio a quien sea un habitual colaborador, la organización creó lo que se llama bibliotecario. Para tener los atributos es necesario postularse y tener el apoyo del 75% de los votos emitidos. ¿Cuánta gente vota actualmente en el capítulo argentino? No más de 150 personas, cuentan cerca de la organización.

Estos “biblio”, según explica Roberto Fiadone, uno de los fundadores del capítulo argentino, que fue tesorero y luego se alejó pero que se mantiene como colaborador en la enciclopedia digital, son usuarios voluntarios colaboradores que acceden a ciertos poderes técnicos que les permiten bloquear a usuarios, borrar artículos y terciar en algunas controversias por el contenido. “Si bien casi cualquier usuario puede pedir borrar un artículo porque no cumple normas o por irrelevante, o pedir bloquear un usuario que se está portando mal, o proteger un artículo, solo el bibliotecario tiene la posibilidad técnica de hacerlo”.

Esta suerte de jerárquico voluntario, explica otro wikipedista que prefiere no estampar su nombre en la nota por las persecuciones digitales que se han desatado en ese ecosistema, no puede hacer lo que quiera, incluso la comunidad está en condiciones de removerlo, o sancionarlo siguiendo ciertos procedimientos.

Ahí se da la principal pelea. Mantenerse en ese lugar a cualquier precio tiene su recompensa: borrar contenido y terciar en las controversias. “En sus comienzos apenas si bastaba un procedimiento informal para ser biblio, unos pocos votos a favor, y no había mucha oposición a que alguien lo fuera. Todos eran desinteresadas personas y, por otra parte, era imperativo que hubiese bibliotecarios para organizar el caos inicial”, cuenta Fiadone.

Varios de los “biblios” son de aquella época. Con el tiempo, la herramienta se deformó y ese nicho de pequeños decisores se convirtieron en vitales para la edición argentina. Ese lugar es hoy un enorme reservorio de discurso kirchnerista. La colonización del discurso público y la militancia en todos los debates existentes, digital en este caso, encontró en Wikipedia una fenomenal herramienta.

“El poder es tremendo. No hay que olvidarse que siempre Wikipedia es la primera o segunda búsqueda que tiene Google”, cuenta un experto en redes, también temeroso a las venganzas y escraches digitales a los díscolos de la línea de pensamiento de Wikipedia Argentina.

Pero claro, las reglas creadas que sirven como contrapeso del contenido han sido forzados en la Argentina. Aparecieron los llamados “usuarios títeres”, algo así como trolls que tienen varios perfiles y que inclinan las balanzas, obviamente, para el lado que desee quien maneja la tropa digital. Alguna vez hubo una expulsión de por vida a uno de estos pequeños ejércitos que tenía 41 miembros virtuales.

Así las cosas, Graciela Fernández Meijide estaba dentro de la categoría de negacionista del terrorismo de Estado y sólo por la constancia de un usuario que a cada tiempo se ocupa de dar las peleas sobre los cambios en ese perfil, la biografía se mantiene con un cierto equilibrio. Pero claro, no hay un gladiador virtual por entrada.

Sólo es necesario entrar a alguna cita y mirar con ojo quirúrgico. Por caso, cuentan varios viejos wikipedistas que hace años el presidente Alberto Fernández solía dedicar algunos minutos a borrar una cita del inicio de su perfil que indicaba que empezó su vida política de la mano de Alberto Asseff, un político que expresa un pensamiento de derecha. Por ahora, ese dato figura en Wikipedia.

En el caso de Macri, por caso, hay un apéndice en su biografía que se llama “descansos y licencias. “Macri ha sido cuestionado por la cantidad de descansos y licencias. Como diputado nacional, en 2006, estuvo ausente en 277 votaciones de las 321 que se realizaron en ese año, es decir un 86 % de ausencia. Como jefe de Gobierno estuvo de viaje 261 días desde diciembre de 2007, hasta diciembre de 2012 —cinco años—, con un promedio de 52 días por año. Como presidente de la Nación, se tomó 90 días de vacaciones en los primeros dos años, resultando un promedio de 45 días por año. Para febrero de 2019, acumulaba más de cuatro meses de vacaciones”, dice.

La fuente de esos datos es la Revista de Integración Nacional (cuya edición y cita no está disponible en línea para chequear la información ); Noticia Uno, un sitio de Entre Ríos , y El Patagónico, un periódico digital de Comodoro Rivadavia que es propiedad del Grupo Indalo . Aquí se introduce un nuevo sistema de información de ecosistema propio. Gran parte de las notas, que tienen que tener citas como requisito para ser registradas, remiten a publicaciones también sesgadas.

Por caso, en el perfil de Macri existe un capítulo denominado “Lawfare, detención de opositores y protección mediática”. En el primer párrafo dice textualmente: “Macri ha sido acusado de llevar adelante una lawfare (guerra judicial) contra los opositores, tanto dentro como fuera de su partido, manipulando y haciendo uso ilegal del Poder Judicial, los servicios de inteligencia, los medios de comunicación y las denuncias por corrupción. La acusación de lawfare contra Macri, lo ubica como parte de una tendencia aparecida recientemente en América Latina, impulsada por Estados Unidos, de persecución de fuerzas políticas y dirigentes de centro izquierda progresistas, a veces referidos también como populistas”, dice el artículo. La cita inmediata es a un documento del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag), un lugar de estudio que tiene en su consejo consultivo al expresidente de Ecuador, Rafael Correa y Álvaro García Linera, ex vicepresidente de Bolivia durante el gobierno de Evo Morales.

Podrá el lector de la nota entrar a las búsquedas referidas o divertirse en algunos Café de Wiki, lugares donde la comunidad intercambia comentarios y opiniones. Uno de ellos, después de una nota publicada en Clarín en la que se abordó también la parcialidad de la enciclopedia aparece con bravura un usuario Galio, que corresponde a Galileo Vidoni, el vicepresidente de Wikimedia Argentina, que fue asesor de la subsecretaría de Gestión Administrativa de la Secretaría de Comunicación Pública durante la presidencia de Cristina Kirchner. Allí se entra en otro mundo que no es motivo de esta nota y que es cómo se financia ya no la organización sino muchos de los usuarios que tienen lazos estrechos con institutos universitarios y con casas de altos estudios.

Dentro de la enciclopedia, la partida se juega en los primeros párrafos; pocos van hacia abajo. En esa pequeña trinchera es posible ver que Periodismo Para Todos, el programa de Jorge Lanata está caracterizado como un lugar que “ha tenido una postura crítica hacia el peronismo y, sobre todo, al kirchnerismo” y que Milagro Sala es la “líder de la Organización Barrial Túpac Amaru, una organización especialmente conocida por su labor de construcción de miles de viviendas en la provincia de Jujuy” sin mencionar hasta entrado el artículo su polémica situación judicial.

Es posible leer que en la carrera política de Amado Boudou “se destaca el papel desempeñado en el pase a la órbita del Estado de la administración de los fondos jubilatorios y una sucesión de denuncias penales y pedidos de juicio político, así como de desestimaciones de denuncias penales y rechazo de pedidos de juicio político” y que sólo después de mantener la lectura se llega a la situación de condenado y detenido del exvicepresidente.

En la biblioteca se defienden con los siguientes argumentos. ”Es importante decir que no hay una organización detrás del contenido de Wikipedia; la Fundación Wikimedia solo pone los recursos para asegurar que la infraestructura funcione. Los propios voluntarios y voluntarias son quienes acuerdan sus reglas, y los distintos artículos son trabajados todo el tiempo por gran cantidad de personas, expertos y entusiastas, registrados o anónimos. Lógicamente, hay un componente de voluntarios y voluntarias más activos, que va cambiando, pero garantiza el control de calidad del contenido y el cumplimiento de las distintas normas editoriales que se van acordando”, dijo Anna Anna Torres Adell, directora ejecutiva de la Asociación Civil Wikimedia Argentina, en una entrevista publicada en febrero en la Revista LA NACION.

Para el final, una comparación: es necesario leer 93.608 caracteres para encontrar los primeros datos de las causas penales que arrastra Cristina Kirchner. “Luego de que Cristina Fernández terminara su mandato presidencial en 2015, se aceleraron causas judiciales en su contra que estaban en trámite desde algunos años, varias de estas impulsadas por opositores a su gobierno”, se lee en la primera referencia.

Que no tema el lector, no tendrá que leer tanto si mira el perfil de Mauricio Macri: la referencia a Panamá Papers aparece a los 8000 caracteres.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.