El kirchnerismo presiona a Massa por su intención de contener los aumentos salariales en 60%

Daniel Catalano, líder de ATE Capital y veedor en los recientes comicios en Venezuela
Daniel Catalano, líder de ATE Capital y militante kirchnerista - Créditos: @Télam

El secretario general de ATE capital y secretario adjunto de la CTA, Daniel “Tano” Catalano, cuestionó ayer la propuesta del ministro de Economía, Sergio Massa, de contener los aumentos salariales en un 60% anual, en lína con la proyección inflacionaria trazada en la ley de presupuesto.

“Si la paritaria es del 60% es porque la inflación tiene que ser del 30 o del 40%, sino no recuperamos salario. O sea que habremos hecho todo bien como Gobierno. Antes de discutir cuál es el techo del salario, tenes que ver si tu plan económico está funcionando”, dijo Catalano a El Destape Radio. Y advirtió: “La proyección del Central es que va a haber una inflación del 100%, ¿cómo estamos hablando de un aumento del 60%?”.

Las declaraciones de Catalano, un sindicalista cercano al kirchnerismo, van en línea con las de Gerardo Martínez, jefe de la Uocra y referente del sector “independiente” de la CGT, y Mario Manrique, número dos del Smata y vinculado con el moyanismo. Ambos dirigentes habían planteado que las paritarias deben ser “libres y sin techo”, y advirtieron que no aceptarán que los salarios “sean variante de ajuste”.

Máximo Kirchner, con Daniel Catalano, secretario general de ATE Capital
Máximo Kirchner, con Daniel Catalano, secretario general de ATE Capital - Créditos: @Captura de video

En esa línea, el secretario de la Asociación de Trabajadores del Estado a nivel nacional, Hugo “Cachorro” Godoy, también se mostró en contra de la intervención oficial en las actualizaciones salariales y envió una carta con 14 puntos a la ministra de Trabajo, Raquel “Kelly” Olmos, exigiendo la reapertura de paritarias en la administración pública. Además, el estatal solicitó la entrega de una suma fija de $30.000 para no perder contra la inflación.

Catalano defendió el control de precios

“Hay un sindicalismo que no va a permitir que se pierdan derechos”, expresó Catalano en referencia al rechazo a la intromisión de Massa en los aumentos salariales, pero también sobre la iniciativa del Gobierno de convocar al gremio de Camioneros, entre otras entidades sindicales, para controlar los precios en las góndolas.

“El control que está haciendo Pablo (Moyano) no tiene que ver con la góndola, está haciendo control de la distribución. Está garantizando que las empresas lleven las mercaderías que tienen llevar, no está viendo si el supermercado X pone o no en góndola. De todas maneras, yo creo que Alberto debería contratar miles de inspectores e inspectoras, formarlos y mandarlos a territorio a controlar”, sostuvo.

Catalano se define como un militante “del campo nacional y popular”, pero en el fondo es kirchnerista. Lo dejó en claro cuando con su tropa sindical intentó replegar a un grupo de manifestantes que activaron en octubre de 2020 un reclamo frente al departamento de Cristina Kirchner, en el barrio de la Recoleta. “Vinimos a abrazar a Cristina”, expresó Catalano aquella tarde en plena pandemia en la que ofició de guardián de la vicepresidenta.

Fin de la conferencia de prensa por el anuncio de ganancias en las escalinatas de la Casa Rosada
Aunque Massa pactó un aumento máximo del 60% anual con algunos gremios, recibió duras respuestas de la otra parte del sindicalismo - Créditos: @Gerardo Viercovich

Su fanatismo por la vicepresidenta no lo abandonó. De hecho, no pierde la esperanza de que la exmandataria vuelva a presentarse como candidata presidencial, ya que -en su opinión- no hay un candidato en el Frente de Todos. “No hay candidato. La distancia que hay entre Cristina y el resto es abismal. Es una cagada, pero no hay candidato. Y como no hay, es Cristina. Cristina es eterna. Yo voy a seguir militando para que sea candidata”, señaló Catalano.

El rechazo del referente de ATE Capital contra el presidente Alberto Fernández también es claro. En más de una ocasión cuestionó el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) e intentó marcarle la cancha con el pedido para que se reincorpore a la Venezuela de Nicolás Maduro al Mercosur.