El kirchnerismo llevó al Consejo de la Magistratura la pelea contra la Justicia

·4  min de lectura
Cristina Kirchner junto al senador Doñate
Cristina Kirchner junto al senador Doñate

El kirchnerismo llevó al Consejo de la Magistratura su pelea contra el Poder Judicial por sus fallos adversos , en medio de la tensión que impera en jueces y fiscales tras la embestida del presidente Alberto Fernández contra ellos por el pedido para condenar a Cristina Kirchner a 12 años de cárcel.

En la discusión de hoy de la Comisión de Disciplina del Consejo de la Magistratura se conoció que el senador kirchnerista del Frente de Todos, el salteño Sergio Leavy amplió las denuncias que tramitan en el Consejo de la Magistratura contra el camarista Mariano Llorens.

El kirchnerismo ya abrió un expediente en su contra y contra el camarista Pablo Bertuzzi, a raíz del fallo que firmaron ambos y que sobreseyó a los exjefes de la AFI en la causa del espionaje ilegal contra dirigentes políticos y periodistas. A ese sumario, ahora Leavy agregó fotos y una nota que señalaba que el juez Llorens integró el mismo equipo que el fiscal Diego Luciani y el juez Rodrigo Giménez Uriburu que jugó hasta 2017 un torneo de futbol en la quinta de Mauricio Macri. Llorens es uno de los jueces que sobreseyó a Macri por el caso donde estaba acusado de mandar espiar a los familiares del ARA San Juan.

Cuando la secretaria de la Comisión de Disciplina leyó la incorporación de esta ampliación de denuncia, el consejero y senador Doñate pidió la palabra: “Pido que se circularice rápido esta ampliación y a quien instruye esta causa le pido que le de celeridad ese caso. Estamos ante un nuevo escándalo público de un juez que acumula denuncias y a la luz pública están los hechos que son de publico y notorio”, dijo.

- Créditos: @Silvana Colombo
- Créditos: @Silvana Colombo

Y agregó; “Esta Comisión de Disciplina, tiene que demostrar de una vez por todas que está a la altura de las circunstancias para investigar a jueces que tienen casos de alta sensibilidad política. No podemos naturalizar que un juez juegue a la pelota en la casa del expresidente Macri, que se vincule con otros jueces y fiscales desde un lugar de amistad en causas que son de altísima sensibilidad política que obligan a este consejo a redoblar esfuerzos en tratar este tipo de denuncias”, declamó.

Y después agregó: “Hay que fortalecer los mecanismos de control de las conductas por los vínculos de los jueces que llevan la causa mas importante del país que están enervando a la sociedad. Hice un informe en la Comisión Bicameral de Inteligencia sobre sobre el mecanismo de espionaje donde jueces y fiscales protagonizaron el escándalo más grande de la democracia argentina. Entre ellos no tengo duda que jueces como Llorens. Abrigo la esperanza de que la Comisión trabaje con celeridad en este momento histórico que estamos viviendo”, expresó.

La presidenta de la Comisión, la senadora peronista María Inés Pilatti Vergara, rápidamente se sumó: “Coincido con sus apreciaciones y anhelos, en lo que respecta a llegar a una resolución justa lo mas pronto posible”.

En otro momento del debate, el consejero y diputado de Juntos por el Cambio Pablo Tonelli, que reclamaba que se envíe con celeridad a la Comisión de Acusación el caso del juez federal de Mendoza Walter Bento, procesado por corrupción, y del juez federal de Lomas de Zamora Federico Villena, se cruzó con el senador kirchnerista Mariano Recalde.

Irónico y afilado como suele ser Recalde tomó la palabra y le dijo a Tonelli: “La que me confundió cuando dijo que iba a referirse a dos casos que eran flagrantes y graves, pensé que iba a referirse a los casos de Bertuzzi y Llorens , el arquero que se deja hacer goles y sobresee sin pruebas en una causa al expresidente Macri”.

El hecho de que el fiscal que pidió condenar a Cristina Kirchner a 12 años de cárcel jugara en el mismo equipo que el juez del tribunal Giménez Uriburu hasta 2017 hizo que la vicepresidenta intentara apartar del juicio a ambos funcionarios judiciales, cuando estaban transcurriendo los alegatos. El abogado de la vicepresidenta Carlos Beraldi completó los cuestionamientos al sostener que el macrismo persiguió judicialmente a la vicepresidenta y la foto en la quinta de Macri era parte de ese contexto.

La recusación fue rechazada porque no se probó amistad íntima, y el código no plantea como causal para aportar a los funcionarios que existan los vínculos entre juez y fiscal.

Pero la vicepresidenta y todo el kirchnerismo construyó un relato que sostiene la idea de la existencia de un complot de jueces y fiscales con Macri para condenarla. Y sobre esa construcción argumentaron los senadores en el Consejo de la Magistratura.