King Kong fue su maestro en Cuba y ahora es su guía en EEUU ¿Quién es este imponente prospecto?

·3  min de lectura

Luis Ortiz recuerda cuando Ricardo Luis Agüero Mora era apenas un chico. Fue el King Kong cubano quien convenció a la familia del joven para que comenzara a practicar boxeo en la provincia de Camagüey. Esa cercanía entre ambos la pudo romper el tiempo y la distancia.

Hoy Agüero es un gigante casi del tamaño de Ortiz que recién llegado a los Estados Unidos buscó el amparo de su antiguo mentor, ya convertido en uno de los boxeadores más respetados del peso completo. Muy pronto podría debutar bajo la bandera de King Kong Boxing como profesional.

En el mismo gimnasio y con el mismo entrenador -Germán Caicedo-, Ortiz y Agüero comparten un momento de sus vidas que pudiera desembocar en algo interesante, porque el joven posee un físico impresionante y el deseo de llegar tan lejos como su maestro.

¿Cuando estabas en Cuba, veías las peleas de Ortiz?

“Hice varias peleas y siempre con la ilusión de ser profesional para salir adelante y ayudar a mi familia. Luis era mi entrenador en Cuba y al llegar a este país lo primero que hice fue contactarlo a él y ahora me encuentro bajo su guía para seguir sus pasos’‘.

¿Cómo era Luis Ortiz como entrenador?

“Era un tipo chévere. No sé si recordará las limonadas que hacíamos con batidora después de cada entrenamiento. Nos llevábamos bien. El tuvo que ir a mi casa a pedir permiso a mis padres para que me dejaran boxear. Mis padre no querían verme en este deporte’‘.

Entonces, Ortiz te metió en el boxeo...

“Ortiz, el siempre estaba detrás de mi. Yo estaba en otro deporte, en la lucha grecorromana, hasta que Ortiz me convenció y me enamoré del boxeo. El ABC del boxeo lo aprendí, como tirar los golpes, como bloquearlos. Cuando me decidí, fui con todo, a pesar de cosas negativas que sufrimos los peleadores’‘.

¿En qué momento decides irte?

“Gané medalla en un torneo nacional en Cuba y supuestamente debían subirme al equipo nacional. Al ver que no lo hicieron, me di cuenta de que no podía derrochar más pólvora por gusto. El tiempo iba pasando. Así que hice mis contactos y con apoyos pude llegar a Nicaragua’‘.

¿Ya no reconocen a los mejores en Cuba?

“El equipo nacional ya no es por resultados, sino por lo que les guste a ellos’‘.

Desde que llegaste aquí, ¿era lo que esperabas?

“El otro día hablaba con mi mamá y le comentaba que aquí me siento como nunca me había sentido, con ganas de luchar, de salir adelante, gracias a Ortiz que me está ayudando a entender el boxeo profesional, su malicia para no dar pasos en falso. Me siento bien el gimnasio, con el entrenador Germán Caicedo, que me exige y quiere que yo salga adelante’‘.

Y ahora estás con King Kong, ¿qué significa?

“King Kong siempre ha sido un luchador, un guerrero. Estar a su lado enriquece el alma, fortalece el corazón. Eso te ayuda a seguir adelante. Me estoy preparando para ser un boxeador que gusta, que entretiene. Espero debutar en el 2022. Cuando me digan, estaré listo’‘.

Cuba sigue buscando un campeón pesado profesional.

“Sigo los pasos de Ortiz y solo el tiempo dirá. Solo digo que voy a entregarme al máximo’‘.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.