Kim Potter tiembla y llora en corte mientras le muestran vídeo del tiroteo de Daunte Wright

·5  min de lectura

Kim Potter comenzó a llorar en el estrado de los testigos mientras describía el momento “caótico” en el que le disparó y mató a Daunte Wright durante una parada de tráfico en Brooklyn Center, Minnesota, el 11 de abril.

La policía veterana de 26 años testificó en su juicio por homicidio involuntario el viernes, donde lloró mientras recordaba los hechos que rodearon el encuentro fatal.

Potter dijo que había detenido a Wright, de 20 años, para una parada de tráfico junto con el oficial novato Anthony Luckey y había llamado a otro oficial en la escena, después de notar que el joven portaba placas vencidas en su automóvil.

Fue el tipo de infracción menor, reconoció la exoficial de Brooklyn Center durante el juicio, que “lo más probable no” resultaría en una detención, dijo Potter. El covid había retrasado tantas funciones gubernamentales en ese momento del año, que muchos conductores tenían las etiquetas de sus placas vencidas.

Potter dijo que se suscitó una pelea cuando el oficial Anthony Luckey intentó arrestar al joven de 20 años y ella pudo ver a Wright y al comandante Mychal Johnson “luchar” por tomar la palanca de cambios.

“Tenía una expresión de miedo en su rostro”, dijo acerca del comandante Johnson, mientras su voz comenzaba a agitarse y quebrantarse.

“Tratábamos de evitar que se alejara. Simplemente, se volvió caótico”.

Potter luego comenzó a sollozar mientras describía lo que sucedió después.

“Y recuerdo que grité ‘¡Taser, taser, taser!’ y no pasó nada y luego dijo que le disparé”.

La exoficial comenzó a llorar y se limpió la cara con un pañuelo de papel antes de que su abogado le preguntara si podía continuar.

Ella dijo que sí y se le preguntó qué dijo e hizo a continuación.

“No recuerdo lo que dije”, declaró.

“Trajeron una ambulancia para que me llevara y después estaba en la estación; no recuerdo muchas cosas después”.

Potter dijo que confundió su arma de fuego con su Taser cuando disparó y mató al hombre negro de 20 años.

Las imágenes de la cámara corporal reproducidas en el juicio muestran a Potter cuando grita “¡Taser, taser, taser!” antes de disparar un tiro fatal que le dio a Wright en el pecho.

La exoficial de 49 años está acusada de homicidio involuntario en primer y segundo grado y se declaró inocente.

Potter le dijo al tribunal cómo se especializó en justicia penal y sociología en la escuela con énfasis en geriatría.

Luego prestó juramento como oficial de policía en el Departamento de Policía de Brooklyn Center en 1995.

Durante su carrera, dijo que trabajó en varios roles, incluidos negociadora de crisis y a través de todo el programa de abuso doméstico.

Dijo que nunca había recibido capacitación sobre “confusión de armas” a lo largo de su carrera.

“Se mencionaría en el entrenamiento, pero no es algo que entrenamos de manera física”, dijo.

Los fiscales señalaron que en el cinturón de seguridad de Potter, su arma y su pistola paralizante Taser estaban en lados separados, hechos de materiales diferentes, y estaban destinados a ser desenfundados con la mano de su lado respectivo, y usan dos mecanismos diferentes para esto.

La pistola deja su funda de cuero balanceándose hacia adelante, asintió el ex oficial, mientras que la Taser deja su funda de plástico al ser tirada hacia atrás. El análisis en cámara lenta del video de la cámara del cuerpo de la policía durante el juicio mostró como Potter sacó su arma con su mano derecha y la apuntó al pecho de Wright a corta distancia.

La exoficial se agitó una vez más mientras continuaba el contrainterrogatorio, y trató de responder entre lágrimas a las preguntas sobre los momentos previos al tiroteo antes de que la jueza Regina Chu pidiera un descanso para almorzar para darle tiempo a Potter para calmarse.

La fiscalía concluyó sus alegatos el jueves después de traer a más de una docena de testigos, incluido un experto en uso de la fuerza que dijo que Potter no estaba justificada en su uso de fuerza letal.

“El uso de fuerza letal no fue apropiado y la evidencia sugiere que un oficial razonable en la posición de la oficial Potter no podría haber creído que era proporcional a la amenaza en ese momento”, testificó el profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Carolina del Sur, Seth Stoughton.

Los fiscales argumentaron que Potter “traicionó a su placa” y “traicionó a un jovencito de 20 años” cuando disparó y mató al joven negro, padre de un niño.

El alegato de la defensa comenzó el jueves, cuando el ex jefe de policía de Potter, Tim Gannon, testificó que, después de revisar las imágenes del tiroteo, no vio “ninguna violación” de “políticas, procedimientos o leyes”.

Gannon renunció a su cargo solo dos días después del tiroteo, el mismo día que Potter entregó su renuncia.

El equipo legal de Potter indicó al inicio del juicio que testificaría en su defensa y, el jueves, la ex policía confirmó que aún planeaba hacerlo.

La muerte del hombre negro a manos de una oficial de policía blanca en Minnesota se produjo en un momento en que otro oficial de policía blanco era juzgado por el asesinato de otro hombre negro en la ciudad.

Solo unos días después, el oficial de policía de Minneapolis Derek Chauvin fue condenado por el asesinato de George Floyd el Día de los Caídos del 2020 después de que se arrodilló sobre su cuello durante más de nueve minutos durante un arresto por un billete de US$20 falso.

Ambas muertes provocaron protestas en todo el país que exigían justicia racial y el fin de la brutalidad policial contra los negros.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.