Kiev espera que la cumbre de Crimea ayude a denunciar abusos en la península

·3  min de lectura

Kiev, 22 ago (EFE).- Mientras Ucrania se prepara para la cumbre de la Plataforma de Crimea, que reunirá este lunes en Kiev a representantes de 45 países, familiares de tártaros de Crimea perseguidos y periodistas encarcelados confían en que el evento ayude a atraer la atención internacional sobre violaciones de derechos en la península.

De acuerdo con el Gobierno ucraniano, más de un centenar de personas han sido encarceladas en Rusia desde la anexión de Crimea en 2014 por casos que Kiev considera políticamente motivados.

El 80 % de los enjuiciados son tártaros de Crimea, representantes de la población autóctona de la península.

ACUSADOS DE TERRORISMO

"Llamaron a nuestra puerta a las 6 de la mañana. Luego unos hombres armados con pasamontañas irrumpieron en la casa, rompiendo las ventanas", dice a Efe Mumine Salíyeva al recordar el día cuando los servicios especiales rusos detuvieron a su marido hace ahora cuatro años.

El esposo de Salíyeva fue acusado de participar en la organización Hizb ut-Tahrir, declarada terrorista en Rusia en 2003, pero que no está prohibida en Ucrania y varios países europeos.

Tras una investigación que duró más de dos años, el hombre fue condenado a 16 años de cárcel en una prisión de alta seguridad.

LA HISTORIA SE REPITE

El 16 de agosto pasado, cuatro tártaros de Crimea fueron condenados nuevamente a entre 12 y 18 años de cárcel en Rusia, lo que provocó críticas en Ucrania y la Unión Europea.

"La UE considera ilegal e inaceptable la condena de cuatro tártaros de Crimea por parte del Tribunal Militar Ruso", dijo el portavoz comunitario, Peter Stano.

Un día después, otros cinco tártaros de la península fueron arrestados y acusados de terrorismo.

La población tártara de Crimea oscila entre 250.000 y 300.000 personas, según las autoridades ucranianas.

La mayoría de ellos regresaron a la península desde Asia Central, donde fueron deportados en el marco de las represiones estalinistas.

Según Salíyeva, "la historia se repite", con la diferencia de que antes los tártaros de Crimea eran "deportados en vagones de carga" y ahora se los llevan "los furgones policiales".

NIÑOS, VÍCTIMAS COLATERALES

Salíyeva, que trabajó como guía turística antes de la detención de su marido, es ahora una activista de derechos humanos y fundadora de la ONG "Infancia Crimea".

La organización presta asistencia a unos 200 niños de tártaros de Crimea que fueron encarcelados.

La mujer asegura que muchos de muchos menores afrontan diversos problemas de salud tras convertirse en víctimas colaterales de las represiones.

"Hay niños que ni siquiera llegaron a conocer a sus padres, porque nacieron después de su encarcelamiento", señala.

ATAQUES A LA PRENSA

Otro caso sobre el que pretende llamar la atención Ucrania con la cumbre de Crimea es el del periodista Vladislav Yesipenko, acusado de espionaje.

El reportero fue detenido durante un viaje laboral a Crimea en marzo de 2021 y acusado de posesión de explosivos y espionaje a favor de los servicios secretos ucranianos.

La mujer de Yesipenko, Katerina, afirma que el periodista fue torturado para arrancarle una confesión autoincriminatoria.

Según ella, el arresto de su marido podría estar relacionado con su colaboración con un medio de comunicación financiado por Estados Unidos y es a fin de cuentas una demostración de fuerza por parte de Rusia.

En una conversación con Efe, Katerina duda que el periodista tenga un juicio justo.

"Ojalá los presidentes de Ucrania y de Rusia acuerden un nuevo intercambio de prisioneros", dice y explica que esta, posiblemente, es la única forma de liberar a su marido.

A su vez, el representante especial de la Presidencia ucraniana para Crimea, Antón Kornievich, dijo a Efe que Moscú considera ciudadanos rusos a los tártaros de Crimea, hecho que dificulta su eventual intercambio con Kiev.

"Es más difícil negociar la liberación de los prisioneros en Crimea, que en las regiones del Donbás (este de Ucrania)", dijo el funcionario.

Por eso, agregó, una de las formas de conseguir este objetivo son las negociaciones directas entre los mandatarios de ambos países o el aumento de la presión sobre Rusia a través de las organizaciones internacionales.

"Y para eso necesitamos la Plataforma de Crimea", concluyó.

Olga Tokariuk

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.