Kicillof armó un presupuesto 2021 con bajo endeudamiento, pero todavía no logra acordar el canje de la deuda

María José Lucesole
·5  min de lectura

LA PLATA.- El gobierno de Axel Kicillof comenzó a trabajar en el Presupuesto y la Ley Impositiva para 2021, mientras aún no tiene cerrado un acuerdo con los acreedores por el canje de la deuda nominada en moneda extranjera, que asciende a 7148 millones de dólares.

El gobernador no tiene mayoría en el Senado de la provincia y estará obligado a negociar, por ejemplo, para aprobar la autorización a fin de tomar nuevo endeudamiento o aumentar impuestos.

La oposición -representada por el bloque de Juntos por el Cambio- tiene 26 senadores contra 20 del Frente de Todos, suficiente para obligar al gobierno a consensuar números y repartir fondos con los municipios, en un año electoral como será 2021.

Ante esta situación y la ausencia de un acuerdo con acreedores externos, Kicillof prevé un presupuesto con bajo endeudamiento, en torno del 3 % del total de gastos por $1.9 billones, según fuentes legislativas que tuvieron acceso al borrador. El pedido de autorización para tomar deuda rondaría los $57 mil millones.

Ante este escenario legislativo el Poder Ejecutivo optaría por enviar mañana los proyectos para dar ingreso al debate por la Cámara de Diputados.

Sin acuerdo

A 24 de expirar el noveno plazo que vence el 6 de noviembre para presentar las órdenes de canje de 11 bonos elegibles por un total de 7148 millones de dólares por nuevos títulos con nuevas condiciones de pago, el Gobierno enfrenta amenazas de un grupo de acreedores de iniciar demandas ante los tribunales de Estados Unidos por los vencimientos incumplidos a lo largo de este año, ante una negociación hasta ayer estancada.

El proceso comenzó en marzo último con la selección del Bank of América y City para asistir a la provincia en el proceso. En abril presentó la primera propuesta de canje que propuso un período de gracia de 3 años, una quita del 55% en los intereses y otra de alrededor del 7% en el capital. No tuvo aceptación.

Senado: el kirchnerismo le dará acuerdo al peronista Daniel Bejas para la estratégica Cámara Nacional Electoral

El gobierno bonaerense incumplió el 14 de mayo con el compromiso de pago de dos bonos por más de US$113 millones, que son parte de los 11 bonos elegibles para el canje de deuda. Pero los acreedores no comenzaron con los trámites para iniciar juicios y declarar un cross default o la aceleración de juicios por la cesación de pagos. Esta situación podría cambiar, según informó la agencia Reuters.

El anuncio de las autoridades bonaerenses de "un cierto margen para introducir cambios a la invitación" del canje de deuda nominada en moneda extranjera por US$7148 millones, en espejo con la dinámica del gobierno nacional realizado por el gobierno de Axel Kicillof en junio último, no alcanzó a convencer a los acreedores.

El grupo Ad Hoc de tenedores de bonos, que representaría al 49 por ciento de los acreedores informó que contrató a un nuevo asesor legal ante lo que definió como "falta de compromiso constructivo" e informó que su nuevo asesor legal analiza todas las opciones disponibles.

La provincia de Buenos Aires extendió ya en ocho oportunidades el plazo para reestructurar su deuda externa nominada en moneda extranjera. "No hay motivos para creer que extensiones adicionales de esta oferta fallida puedan conducir a un resultado positivo", sostuvo el grupo en un comunicado que citó la agencia Reuters .

¿Default?

"Si bien el Comité Directivo mantiene la esperanza de que se pueda lograr una solución consensuada, si la Provincia mantiene el actual curso de acción contraproducente y confrontativo, el Comité Directivo y sus asesores están preparados para evaluar todas las opciones disponibles", agregó el comité según citó la agencia de noticias internacional.

Fuentes del gobierno de Kicillof dejaron saber su posición sobre a las críticas en off the record. Celebró que luego de un mes "de intentos infructuosos de contactos con el comité de acreedores hayan podido tomar resoluciones internas que permitan entablar una negociaciones de buena fe para encontrar una solución constructiva al problema de la insostenibilidad de la deuda denominada en bonos bajo legislación extranjera".

El juez Germán Castelli le pidió a la Corte Suprema que considere su traslado como definitivo

La provincia manifestó una vez más su disposición a entablar diálogo con los bonistas " que tengan en cuenta las restricciones del contexto macro económico y la disponibilidad de las divisas como condicionantes para evaluar las posibilidades de pago".

Por último el gobierno de Kicillof dejó trascender que la oferta presentada hace cinco meses por el comité de acreedores previa al impacto en la economía global y argentina de la pandemia y anterior a las restricciones de la divisa reflejada en el acuerdo logrado por gobierno nacional "no constituye una base de negociación seria".

Analistas económicos consultados por La Nacion encontraron que "sorprende" la imposibilidad de la provincia de lograr un acuerdo luego de que gobierno nacional reestructuró casi 110.000 millones de dólares en bonos en moneda extranjera.

Un exministro de Economía consultado por La Nacion consideró en cambio que el estancamiento en la negociación "es lógico teniendo en cuenta que la destrucción del valor de los bonos implica una suba muy fuerte en la quita que tienen que aceptar los bonistas".

Representantes de otros de los grupos de acreedores con sede en Estados Unidos admitieron que parte de las dificultades en avanzar en un acuerdo se centra "en el bajo valor de los bonos, al 15 %".

El 85 por ciento de la deuda de la provincia está nominada en moneda extranjera. El gobierno busca diseñar una ingeniería para dejar de pagar los intereses en dólares y pasar los compromisos a pesos. Este modelo aún no está cerrado, pero es motivo de conversaciones al interior del gobierno.