La nueva idea de KFC para que comamos pollo sin mancharnos las manos

·2  min de lectura
Imagen de la campaña
Imagen de la campaña

Mucha gente coincide: a la hora de darse a la comida rápida se disfruta mucho más comiendo con las manos que con cubiertos, sobre todo si se traza de un jugoso, grasiento y delicioso trozo de pollo frito.

KFC lo sabe y para facilitar la jugada se le ha ocurrido convertir su tradicional pollo frito en algo parecido a un helado o un polo, insertando un palo de madera para que el cliente no se manche las manos al comer.

Llenarse las manos de grasa al comer puede ser un pequeño precio a pagar a cambio de gozar de tu comida si estás en tu casa, pero en algunas ocasiones puede ser un inconveniente: por ejemplo, si la idea es comer algo rápido cerca del trabajo en tu hora del almuerzo, o si estás en una cita y no quieres ponerte hecho un desastre.

La solución que ha encontrado KFC es la mar de sencilla y no necesita alta tecnología: basta con insertar en la pieza de pollo un palito y voilà: problema solucionado y dedos limpios.

Para bautizar su nuevo producto la compañía tampoco se ha roto la cabeza: se han estrenado bajo el nombre de Chicken Popsicles, que en inglés significa “polos de pollo” y hay dos sabores disponibles: barbacoa con queso y “mala” o pimienta de Sichuán, este último con un toque picante y un topping crujiente.

De momento, los polos de pollo solamente estarán disponibles en Singapur y durante un tiempo limitado, aunque no sabemos si la idea triunfará y se acabará extendiendo por otros países. La compañía asegura que, aunque tus manos permanezcan impolutas, el pollo sigue estando “para chuparse los dedos”.

También te puede interesar:

VIDEO | El rescate heroico de un legionario a un menor atrapado en la valla