Kevin Spacey niega ser culpable de delitos sexuales frente a tribunal británico

·4  min de lectura
© EFE/EPA - NEIL HALL

El célebre actor estadounidense estará en libertad, a la espera del próximo juicio a mediados de 2023. Según las investigaciones de las autoridades británicas, entre 2005 y 2013, Spacey habría agredido sexualmente a tres hombres en cuatro ocasiones y a uno de ellos lo habría obligado a tener sexo no consentido.

En la sala número uno del Tribunal Penal Central de Old Bailey, ubicado en Londres, el actor Kevin Spacey, que portaba sus habituales gafas y vestido de traje formal, sólo intervino para confirmar su nombre y su fecha de nacimiento. Luego, escuchó atentamente los cinco delitos sexuales por los que es acusado y se declaró “no culpable”.

El encuentro duró 20 minutos y libró al actor de ser arrestado. El juicio que determinará si es culpable o inocente comenzará el 6 de junio de 2023 y se prevé que se extienda entre tresy cuatro semanas.

Si el tribunal falla en su contra, Spacey podría enfrentar, en el mejor de los casos, una condena de seis meses en prisión o el pago de una multa. Sin embargo, en el peor escenario, podría ser condenado incluso a cadena perpetua por el delito de penetración sin consentimiento.

Cronología de los sucesos

Kevin Spacey llegó a Londres en 2004 para ser el director artístico del teatro 'Old Vic', dirección que ejerció hasta 2015. Fue justamente en ese período cuando se cruzó en la vida de tres hombres, quienes hoy lo acusan de agresión y abuso sexual. Según la Policía, los delitos se cometieron a lo largo de ocho años. Más exactamente entre 2005 y 2013.

El primer hombre que denunció a Spacey habría sido agredido sexualmente en dos ocasiones en marzo de 2005, cuando este rondaba los 20 años y el actor tenía 45 años.

En agosto de 2008, un segundo hombre, que ahora tiene más de 30 años, también habría sido agredido y además obligado a participar en una actividad sexual que involucró penetración.

Cinco años después, en abril de 2013, se presentó otro caso de agresión sexual a una tercera víctima, esta vez fuera de Londres, en el condado de Gloucestershire.

Lío judicial

La acusación formal de las autoridades a la estrella del cine se conoció en junio luego de que el Servicio de Fiscalía de la Corona (CPS, por sus siglas en inglés) abriera el proceso judicial a finales de mayo tras recopilar las denuncias de los tres hombres.

Por lo que la cita de Spacey este jueves ante la justicia británica no fue la primera: el pasado 16 de junio, la Corte de Magistrados de Westminster lo había hecho comparecer. En aquella visita, el juez Tanweer Ikram permitió que el actor continuara en libertad hasta que el tribunal superior de Old Bailey tomara una decisión este jueves, la cual también lo eximió temporalmente de una detención.

Los magistrados pasaron el caso a manos de este tribunal superior debido a la gravedad de la acusación de sexo no consentido por parte del segundo denunciante.

"Kevin Spacey niega enérgicamente cualquier acto sucio en este caso", afirmó el abogado del actor, Patrick Gibbs, el pasado 16 de junio.

Ha sido su apoderado quien ha defendido al actor desde que la justicia lo citó por primera vez. En los estrados y en los medios, Gibbs insiste en negar "rotundamente cualquier criminalidad" y aclara que "lo demostrará durante el proceso".

No sería la primera vez

Kevin Spacey no es un actor más. Por eso, las denuncias en su contra han tenido tanta atención mediática. El artista estadounidense cuenta con dos premios Oscar por sus interpretaciones en las películas 'Sospechosos habituales' (1995) y 'American beauty' (1999).

Sin embargo, su peso en la academia cinematográfica no ha sido impedimento para que el mundo artístico reaccione con contundencia. Spacey fue despedido hace cinco años de la exitosa serie televisiva 'House of Cards' y también retirado de la película 'Todo el dinero del mundo'. Estos hechos han ocasionado su progresiva desaparición de las pantallas desde 2017, cuando fue acusado por primera vez de abuso sexual.

Dicha primera acusación fue hecha por el reconocido actor Anthony Rapp, quien se atrevió a hablar públicamente de la violación que habría sufrido siendo menor de edad por parte Sapcey en 1986 luego de una fiesta. Rapp se motivó a denunciar lo que había pasado hace más de treinta años gracias al activismo en contra del abuso sexual que lideró el movimiento 'Me Too' que surgió en 2017 a raíz del sonado caso 'Weinstein'.

Luego de la denuncia de Anthony Rapp, más artistas señalaron a Spacey por los mismos delitos, pero la mayoría de procesos judiciales en su contra han prescrito o han concluido sólo con indemnizaciones.

De este modo, si el próximo año la justicia británica falla en contra de Kevin Spacey, sería la primera vez que el actor podría estar cerca de pisar una prisión.

Con EFE, Reuters y medios locales

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.