Kerry: cumbre de ONU para el clima podría no lograr objetivo

·4  min de lectura
John Kerry, enviado especial de Estados Unidos para el cambio climático, durante una entrevista con The Associated Press, el 13 de octubre de 2021, en el Departamento de Estado de Estados Unidos, Washington. (AP Foto/Patrick Semansky)

WASHINGTON (AP) — El enviado de Estados Unidos para el clima, John Kerry, moderó las expectativas para una cumbre del clima de Naciones Unidas presentada en ocasiones como decisiva para el futuro del planeta, y reconoció que la reunión del próximo mes podría terminar con las naciones lejos del objetivo de reducciones de emisiones de carbón y petróleo necesario para evitar niveles cada vez más devastadores de calentamiento global.

Pero en una entrevista con The Associated Press, Kerry reconoció también los esfuerzos de Estados Unidos, la Unión Europea, Japón y otros aliados antes de las negociaciones climáticas de Glasgow, Escocia, por acercar al mundo a la escala de los grandes y rápidos recortes necesarios en combustibles fósiles. Además, expresó su esperanza porque suficientes naciones se unan en los próximos años. “Para cuando termine Glasgow sabremos quién está haciendo lo que le corresponde y quién no", afirmó.

Kerry mencionó también del impacto que tendría que el Congreso de Estados Unidos — donde los demócratas tienen mayoría simple — no logre aprobar acciones significativas contra el cambio climático para el país, ya que el gobierno de Joe Biden tiene como objetivo recuperar el liderazgo mundial en cuestiones climáticas. “Sería como si el presidente (Donald) Trump se retirase del Acuerdo de París de nuevo", apuntó.

Kerry habló con la AP el miércoles en una sala de conferencias cerca de su despacho en el Departamento de Estado, donde los pasillos siguen casi vacíos de personal por la pandemia del coronavirus. Sus declaraciones se producen tras nueve meses de intensa diplomacia climática en avión, por teléfono y a través de una pantalla de computadora para tratar de cerrar los máximos compromisos globales de acción sobre el clima posibles antes de la cumbre de la ONU, que comienza el 31 de octubre en Escocia.

El enviado estadounidense tiene previsto hacer sus últimas paradas en México y Arabia Saudí, donde espera nuevos compromisos de última hora, antes de partir hacia Glasgow para dos semanas de conversaciones.

Los esfuerzos de Kerry en el extranjero, junto a las multimillonarias promesas de Joe Biden de legislación y ayudas para una energía de combustión más limpia en el país, se producen luego de que el expresidente Donald Trump retirase a Washington del Acuerdo del Clima de París.

Kerry rechazó la sugerencia de que trata de reducir las expectativas para la cumbre, que se convirtió en la fecha límite — pero no la definitiva, como han empezado a destacar los líderes — para que los países anuncien qué harán para armar economías más limpias. En un primer momento, Kerry y otros habían calificado la reunión de Glasgow como “la última y mejor oportunidad" para impulsar los recortes de emisiones, la inversión en energías renovables y las ayudas a los países menos ricos para permitirles detrás atrás la quema de carbón y petróleo a tiempo para limitar el alza de las temperaturas a 1,5 grados Celsius (2,7 Fahrenheit).

El planeta se ha calentado ya 1,1 grados Celsius (casi 2 grados Fahrenheit) desde que las naciones fijaron ese objetivo en París en 2015. Los científicos advierten que el daño es irreversible y que nos encamina a niveles catastróficos si no se imponen grandes recortes en las emisiones.

En lo relativo a acortar la brecha entre las reducciones prometidas y las necesarias, “con suerte nos acercaremos mucho a eso (...) aunque habrá una brecha (...) y tenemos que ser honestos acerca de esa brecha, y tenemos que usarla como una motivación adicional para seguir acelerando tan rápido como podamos”, dijo Kerry el miércoles.

Mientras, el dinero invertido en el desarrollo de tecnologías más limpias, como el almacenamiento de baterías, impulsará los avances que facilitarán que la naciones que van por detrás se pongan al día, alegó.

Por otra parte, un alto funcionario de la ONU que habló el miércoles con reporteros bajo condición de anonimato, se mostró menos entusiasmado que los líderes mundiales acerca de los compromisos que se esperan de Glasgow. El funcionario dejó la puerta abierta a que algunos esfuerzos para fijar el objetivo internacional de reducción de emisiones en un 45% para 2030 podrían no completarse al final de la cumbre, y destacó que el pacto de París permite que las naciones presenten compromisos más firmes en cualquier momento.

___

El periodista de The Associated Press Seth Borenstein en Washington contribuyó con este despacho.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.