Keren Salas, adolescente que cambió fiesta de XV años por un negocio

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 10 (EL UNIVERSAL).- "Lo mío es el negocio", así lo relató Keren Samantha Salas Zayas, una joven adolescente de apenas 15 años, quien prefirió abrir su propio negocio de manzanas en lugar de una fiesta de XV años.

Lo que comenzó con pedidos de manzanas y fruta picada, se ha convertido en un negocio de manzanas que se ha ubicado en una isla de la plaza Alameda en Tijuana, en donde la joven junto a sus padres se dedican de lleno al negocio.

Desde manzanas cubiertas con chile, cacahuate japonés, caramelo, chocolate acompañadas de M&M, nuez, o grageas, son algunos de los postres con los que Karen ha maravillado a sus clientes.

En entrevista para EL UNIVERSAL, Ivonne Roció Zayas, madre de la joven, indicó que su hija empezó a emprender cuando tenía tan solo 4 años de edad, en donde inició con la venta de chocolates.

"A sus 7 años empezó a ver la opción de vender fruta picada, pero eso implicaba usar un cuchillo, entonces le dije que buscara una opción menos riesgosa, hasta que encontró las manzanas cubiertas".

"Desde entonces empezó a hacer pedidos en diferentes lugares a los que íbamos, pero a la hora de la entrega, había veces en que les sobraban manzanas, ya que luego los trabajadores salían a comer o no se encontraban en su lugar de trabajo", explicó.

Asimismo, detalla que su hija al momento de cumplir sus 15 años, el 20 de julio de este año, empezaron a ver los preparativos para la fiesta, pero Karen, al ver todo lo que implicaba este festejo, prefirió iniciar su negocio.

"Yo le dije: vamos empezar a organizar tus 15 años. Le di una agenda y empezó a darse cuenta de los costos, días de planeación, lista de invitados y cotizaciones y dijo: mamá creo que no, vamos por la opción del negocio", dijo.

Desde manzanas cubiertas hasta fresas con crema fueron los postres que Karen empezó a meter en su negocio con el nombre de Manzamania, el cual inauguró el pasado 1 de agosto de este año.

"Apenas llevamos un mes con el local, y ya empezamos a incorporar, además de distintas cubiertas de manzana tanto como saladas como dulces, rebanadas de pastel, galletas y brownies de mi socio Choux", dijo Karen.

Además de mantener activo su negocio en compañía de su familia, la joven ya se encuentra en busca de expandir su marca en toda la República mexicana, así como sacar su propio libro.

"Si quieren tener un negocio, quieren ser cantantes, artistas, empresarios, que se avienten, que lo intenten", finalizó la joven empresaria.