Los kenianos se sienten abandonados ante la pandemia

TOM ODULA
·2  min de lectura
Médicos asisten a un paciente en la unidad de cuidados intensivos para enfermos de COVID-19 en Machakos, Nairobi, la capital de Kenia, el 3 de noviembre del 2020. (AP Foto/Brian Inganga)
Médicos asisten a un paciente en la unidad de cuidados intensivos para enfermos de COVID-19 en Machakos, Nairobi, la capital de Kenia, el 3 de noviembre del 2020. (AP Foto/Brian Inganga)

NAIROBI (AP) — Un médico keniano murió de COVID-19 el fin de semana porque no hubo una cama para él en ninguna unidad de cuidados intensivos. Otros doctores dicen que no pueden pagar por el tratamiento que ellos mismos administran, y muchos siguen trabajando sin protección. Algunos organizan colectas para que sus colegas puedan pagar por cuentas médicas.

Mientras África se apresta a superar los 2 millones de casos confirmados de coronavirus, Kenia preocupa en particular.

La muerte de cuatro médicos a causa del COVID-19 el fin de semana debido a descuido y congestión en los hospitales ha desatado furia y agitado la fraternidad médica. El sindicato del sector llamó a una huelga a partir del próximo mes para sus 7.200 miembros, que representan a la mayoría de los médicos del país.

“Nuestras vidas no serán sacrificadas así. Los médicos no vamos a participar en misiones suicidas contra el COVID-19”, dijo el domingo el secretario general del sindicato, Chibanzi Mwachonda.

Para los kenianos, la noticia de la huelga es la más reciente advertencia de que están mayormente por su cuenta en esta pandemia.

La semana pasada, los kenianos vieron como el presidente Uhuru Kenyatta inauguró un hospital con instalaciones para el COVID-19 para personal de la ONU y “la comunidad diplomática”. Mientras tanto, algunos kenianos dicen que han sido rechazados por hospitales públicos.

El país tiene 70.000 casos confirmados, muchos menos que otros países, pero ha registrado un incremento de 34% de nuevos casos en las últimas semanas.

“Ha sido una semana muy mala para nosotros”, dijo el ministro de Salud, Mutahi Kagwe el domingo, un día después de la muerte de los cuatro médicos.

La semana pasada, Kagwe dijo que el seguro médico del gobierno no asistirá a los kenianos en el pago por ingreso y tratamiento por COVID. Y pidió a los legisladores investigar denuncias de que las aseguradoras privadas no estaban cubriendo los costos de tratamiento para esta enfermedad.

″Estamos solos. El gobierno no está interesado en contener el COVID-19. Su único interés es cambiar la constitución en un referéndum para retener el poder”, dijo el activista político Boniface Mwangi.