En Kenia la excavación de arena puede poner en peligro el suministro de agua subterránea