Ken Omar se disculpa; va a juicio por homicidio doloso

CUAUTITLÁN, Méx., enero 6 (EL UNIVERSAL).- "Nunca quise ni me levanté pensando en afectar al señor o a su familia", afirmó en una disculpa pública emitida ante el juez, Ken Omar, el conductor del Mini Cooper que arrolló y habría provocado la muerte de Jorge Claudio cuando empujaba su triciclo con tamales el 24 de diciembre pasado, esto en la audiencia donde fue vinculado a proceso por homicidio doloso, por lo que seguirá en prisión.

Ken conducía su auto a más de 92 kilómetros por hora en una vía urbana y en estado de ebriedad, además, huyó del lugar en donde atropelló y murió Jorge Claudio, padre de familia que había salido a vender tamales, señaló la ministerio público de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) ante el juez.

Lo anterior, en la audiencia que se prolongó por más de siete horas en los juzgados penales de Cuautitlán, donde tanto el ministerio público como los abogados defensores y de las víctimas debatieron en torno a si el proceso debía ser homicidio doloso o culposo. Al final, el juez determinó lo segundo y dio tres meses para el cierre de la indagatoria.

Ken Omar apareció en la audiencia con el rostro rasurado y con un corte de cabello que lo hicieron lucir diferente al hombre de gran melena y barba que se identificó el 24 de diciembre; se mostró meditabundo y con la mirada al piso mientras escuchaba la audiencia.

En tanto, Raziel, cuyo padre falleció cuando salió a trabajar, escuchó atento la audiencia y se abstuvo de mirar al conductor del auto cuando este emitió una disculpa pública a los familiares.

"Ni Ken ni su familia tuvieron la humildad de acercarse cuando murió mi padre, ni tampoco fueron al funeral a hacerse cargo de los gastos, ahora sí lo hacen ya que volvió a ser detenido", aseveró el joven estudiante de 21 años, quien relató la angustia y apremios que enfrentaron para sepultar a su padre, pues la venta de tamales "sólo da para vivir al día".

En esta audiencia, la MP presentó los peritajes realizados por la médico legista del Centro de Justicia de Cuautitlán Izcalli, ante quien Ken Omar admitió haber bebido mezcal desde las 11:30 horas de la noche del 23 de diciembre, así como el peritaje en tránsito terrestre y que huyó del lugar.

Cero impunidad

En tanto, familiares y vecinos exigieron "¡Justicia, justicia, cero impunidad!", frente a los juzgados de Cuautitlán. María de la Luz Mendoza Benítez, madre de Jorge Claudio, lo recordó como un hombre trabajador y honesto.

Eduardo Gómez, abogado de la familia de Jorge Claudio, solicitó que se aplique todo el peso de la ley al automovilista que escapó del lugar, pues afirmó que el delito amerita una pena máxima de 15 años de prisión.