Keith Richards aprovecha la pandemia, se relaja en su jardín

MESFIN FEKADU
·4  min de lectura

NUEVA YORK (AP) — Keith Richards es tan de la vieja guardia que cuando da entrevistas, lo hace desde una línea de teléfono fija.

El ídolo de los Rolling Stones no es fan de la tecnología. Hace años admitió que no tenía un iPod cuando el dispositivo era de lo más popular. No ha usado ni descargado Zoom durante la pandemia. Y ni siquiera tiene un celular.

“No estoy enganchado para nada con ninguna red de alta tecnología”, dice. “Hombre, ni siquiera tengo un teléfono (celular). Te estoy hablando desde una línea fija. ¿Por qué querría yo un teléfono (celular)? ¿Estás loco?”

El despreocupado rockero de 76 años lleva todo un año en casa — un suceso sin precedentes para él, revela. Richards, Mick Jagger, Ronnie Wood y Charlie Watts terminaron parte de su gira “No Filter” en agosto de 2019 y tenían planes de salir al ruedo de nuevo en mayo de 2020, pero las cosas cambiaron con la pandemia del coronavirus.

“Vi el jardín crecer, realmente increíble”, explica Richards. “Usualmente vengo, es primavera y de pronto es otoño cuando regreso. Pasé todo el verano de hecho admirando el jardín y también haciendo algo de jardinería yo mismo; regando las verduras y esas cosas. Tuve un estilo de vida probablemente más normal, lo cual es anormal”.

Mientras algunos artistas septuagenarios como Stevie Nicks y Bruce Springsteen temen que la pandemia evite que vuelvan a salir de gira en estos años que para ellos son clave, a Richards no le preocupa demasiado: “No puedo decir que sienta que me han robado un año. Simplemente lo recuperaré después”.

“Me estoy poniendo nervioso”, admite. “Supongo que me puedo tomar un receso de un año pero es algo que está en los huesos, que después de todos estos años está en nuestro llamado, en nuestro cuerpo. Es como, ‘¡Vamos! ¿Dónde es nuestro show, hermano?’ Es un poco extraño, pero al mismo tiempo, todos tenemos cosas más importantes con las que lidiar en este momento”.

Entretanto, Richards tiene algo que darle a sus aficionados a muerte: una edición limitada de su concierto de 1988 en el Hollywood Palladium grabado durante su primera gira en solitario, que lanzará el viernes.

“Live at the Hollywood Palladium” estará disponible en CD, vinilo y formato digital. El espectáculo fue en apoyo de “Talk Is Cheap”, su primer álbum solista lanzado en 1988. Lo acompañó The X-Pensive Winos, un grupo estelar de buenos amigos que incluyó al baterista Steve Jordan, el guitarrista Waddy Wachtel, el bajista Charley Drayton, el tecladista Ivan Neville, la cantante Sarah Dash y el difunto Bobby Keys en el saxofón.

La gira se realizó durante un periodo de incertidumbre para los Rolling Stones, cuando algunos pensaron que la banda se desintegraría.

“Los Winos se juntaron porque los Stones dijeron alrededor del 86 que definitivamente había un receso, por así decirlo”, dijo Richards riendo. “Es comprensible, en especial en retrospectiva, que después de todos esos años Mick y yo y toda la banda (pensáramos) ‘¿Es todo nuestro mundo solamente los Rolling Stones?’ Supongo que era ese tipo de sentimiento. Y creo que Mick lo sentía más que yo. Pero a la vez sí necesitábamos un receso de nosotros mismos y, como resultó, sirvió de gran ayuda para ambos”.

Richards admite que ser líder de una banda le permitió entender a cabalidad lo que era estar en los zapatos de Jagger: “Aprendí tanto sobre el trabajo de Mick, sobre ser el líder. Eso me abrió los ojos”.

“Con los Stones interpretaba un par de canciones, así que eso me abrió el apetito. No era totalmente ajeno a la idea. Pero hacer todo un espectáculo así, sí, eso es lo que aprecié del trabajo de Mick”, continuó. “Es implacable estar al frente. En los Stones puedo ir de aquí para allá, esconderme detrás de Charlie o asomar la nariz. Con los Winos no hay descanso”.

Aunque Richards actualmente se encuentra en Estados Unidos y Jagger en Europa, han estado en contacto e incluso han intercambiado letras de canciones para un nuevo álbum de los Stones.

“Como que nos acostumbramos a eso en el exilio, a tener que trabajar a distancia hasta que nos botaron de Inglaterra”, dice. “A través de los años hemos descifrado cómo juntar nuestras cosas de distintas maneras. Ahora estamos escribiendo. Creo que tenemos como medio álbum listo. Nos quedamos guindando debido a lo usual, el 2020. No he visto a ninguno de los chicos desde el año pasado. Hablamos, pero no los he visto. No podemos terminar este álbum en el que estamos trabajando”.

El mundo recibió una probada del sonido del álbum con la canción “Living in a Ghost Town”, escrita antes de la pandemia pero lanzada durante la misma debido a que la banda sintió que resonaba fuertemente con los tiempos actuales.

“Una vez que esto comenzó, llamé a Mick y le dije: ‘Esta ‘Ghost Town’ es tan apropiada, hombre. Saquémosla’. Lo hizimos. Fue increíble. Se convirtió en una especie de himno en Europa por toda esta cosa, hasta ahora. Digamos que para la primera ola”, dice.

“Mick escribió la letra”, agrega. “Quizás es un profeta, ¿ah?”