Keira Knightley ya no rueda escenas de sexo a las órdenes de hombres

·1  min de lectura


La postura de Keira Knightley respecto al sexo en la ficción ha ido cambiando con el paso de los años. Aunque en 'Expiación' protagonizó uno de los encuentros sexuales más legendarios del cine con James McAvoy, desde hace un tiempo la actriz no acepta proyectos que incluyan este tipo de escenas a no ser que se trate de películas dirigidas por mujeres, porque considera que en ese caso existe al menos una posibilidad de que rompan con los estereotipos habituales en la gran pantalla para mostrar algo más próximo a la vida real.

"Es en parte vanidad y en parte debido a la mirada masculina", ha reconocido la británica en una entrevista al podcast Chanel Connects. "Ahora me siento incómoda intentando retratar la visión masculina. No quiero hacer las típicas escenas en las que estás empapada en sudor y todo el mundo aparece jadeando. No me interesa".

Por otra parte, la intérprete sabe que existen ocasiones en las que una secuencia de pasión 'tradicional', en la que se explote al máximo el atractivo de sus protagonistas, puede encajar en el contexto de la historia y ayudar además a desarrollar la trama. Sin embargo, ella no se siente capacitada para afrontarlas.

"Soy demasiado vanidosa y este cuerpo ha tenido ya dos bebés", ha reconocido refiriéndose a sus hijas Edie (5) y Delilah (1), "así que preferiría no tener que presentarme desnuda frente a un grupo de hombres".