Keiko Fujimori, libre: la Justicia anunció que podrá salir de la cárcel y hubo protestas en Perú

LA NACION

LIMA.- El Tribunal Constitucional de Perúaprobó ayer una solicitud de habeas corpus para liberar a la líderopositora Keiko Fujimori, quien está detenidade manera preventiva desde octubre de 2018 por presunto lavado de activos. De acuerdo a la Fiscalía, recibió dinero en negro de la constructora brasileña Odebrecht para sus campañas presidenciales de 2011 y 2016, en las cuales resultó derrotada.

El presidente del tribunal, Ernesto Blume, anunció que el recurso legal presentado por Sachi Fujimori, hermana de la política encarcelada, fue declarado "fundado" con cuatro votos a favor y tres en contra.

Se espera que Keiko salga del penal en los próximos días, cinco meses antes de que se cumpliera el plazo máximo de la medida, luego de que concrete una serie de formalidades legales.

El habeas corpus es un derecho que tienen los detenidos a ser presentados de inmediato y públicamente ante un juez o tribunal para que, escuchándolos, resuelva si su arresto se ajustó o no a la ley, y si la medida de encarcelamiento debe levantarse o ratificarse.

La decisión de las autoridades generó contento entre los seguidores de la hija del expresidente de Perú Alberto Fujimori pero también indignación de la oposición, que en medio de las protestas generalizadas en América Latina (con marchas en Chile, Bolivia y Colombia, entre otros) salieron a las calles del centro de Lima para mostrar su rechazo a la medida.

La marcha, que no estaba autorizada, trató de avanzar a la sede del Tribunal Constitucional, pero agentes de la Policía Nacional la enfrentaron con golpes y empujones. Algunos manifestantes arrojaron piedras y botellas, y la Policía usó sus escudos para repeler el ataque.

"Hoy el Tribunal Constitucional ha dado un golpe a la justicia al liberar a Keiko Fujimori. No permitamos que nos roben la justicia, es hora de que salgamos masivamente a las calles a protestar". Con esta frase se anunciaron a través de las redes sociales las marchas.

Crisis política

Considerada la persona más poderosa de Perú entre 2016-2018, Keiko encontrará un escenario político muy distinto al que había cuando fue enviada a prisión.

El presidente Martín Vizcarra disolvió el Congreso hace dos meses y convocó a nuevos comicios legislativos para el 26 de enero, en los que el partido de Keiko, Fuerza Popular (derecha populista), corre el riesgo de perder la holgada mayoría absoluta que detentaba desde 2016.

Keiko está acusada de recibir aportes ilegales de Odebrecht para su campaña electoral en 2011, en un escándalo que salpica también a cuatro expresidentes, incluido el socialdemócrata Alan García (1985-1990 y 2006-2011), quien se suicidó en abril cuando iba a ser detenido.

La familia de ancestros japoneses que marcó la política peruana en las últimas tres décadas también tiene ahora el desafío de unirse: Keiko rompió hace casi dos años con su hermano menor Kenji, de 39 años. Están enfrentados por el sillón que su padre ocupó durante una década y que dejó en medio de un escándalo de corrupción.

Muchos peruanos admiran a Alberto Fujimori porque derrotó a la guerrilla maoísta Sendero Luminoso y la hiperinflación heredada de Alan García.

Sin embargo el padre de Keiko cumple una condena de 25 años de cárcel por su responsabilidad en los asesinatos de 25 peruanos a manos de un grupo clandestino de militares durante los primeros años de su gobierno, entre 1991 y 1992, cuando Perú sufría los atentados del grupo terrorista.

La vida política de Keiko

Pasó la mitad de su vida en política. En 1994, con 19 años, la separación de sus padres la propulsó a convertirse en primera dama sustituta. En 2011 perdió la presidencia ante Ollanta Humala y fue derrotada de nuevo en 2016 por Pedro Pablo Kuczynski.

Pero su partido consiguió la mayoría absoluta en el Congreso y eso le permitió mantener contra las cuerdas a Kuczynski hasta forzarlo a renunciar en marzo de 2018, tres meses después de que el mandatario indultara a su padre. El perdón presidencial luego fue anulado y Alberto Fujimori volvió a prisión.

El Tribunal Constitucional de Perú aprobó ayer una solicitud de habeas corpus para liberar a la líder opositora

Agencias AP y AFP