Kazajistán: ‘Esto puede parecer algo común en otros países, pero es histórico’

·1  min de lectura

Las protestas desencadenadas el domingo por la subida del precio del gas se convirtieron en disturbios. Miles de manifestantes exigieron la caída de un régimen de 30 años. Las protestas incluyeron la toma por la fuerza de edificios públicos y del principal aeropuerto del país. Sasha Kulaeva, experta en Asia Central y profesora del Instituto de Estudios Políticos de París (Sciences Po), explica este movimiento de protesta sin precedentes.

RFI: ¿De dónde viene esta movilización?

Sasha Koulaeva: Como suele ocurrir, la movilización comenzó en la región de Mangystau, más concretamente en la ciudad de Janaozen. Se trata de una región rica en petróleo, pero en la que la riqueza se distribuye de forma muy desigual. El precio del gas y del petróleo se duplicó de repente. Al principio, la gente pedía que bajara el precio. El presidente envió varios mensajes contradictorios. Finalmente bajó el precio, pero era demasiado tarde.

Lo interesante es que, al día siguiente de la movilización, los manifestantes tenían varias reivindicaciones políticas, como el cambio de régimen, la elección de los gobernadores locales que actualmente son nombrados por el presidente, el fin de las detenciones y el acoso a los activistas cívicos, y que el nuevo líder del país no sea del régimen actual.

Estas protestas han sorprendido a la comunidad internacional por su magnitud y persistencia, pero no son las primeras. El efecto actual se debe precisamente a años de protestas reprimidas, a reivindicaciones sociales extremadamente específicas y fuertes. En Kazajstán, la gran riqueza de una minoría convive con la pobreza de la mayoría de la población.


Leer más

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.