Kazajistán apuesta por tender puentes entre Europa y Asia pese a la guerra

·2  min de lectura

Nursultán, 27 abr (EFE).- Kazajistán, inmerso en un proceso de reformas internas, mantiene su política para tender puentes entre Europa y Asia, pese a la difícultad del momento por la guerra en Ucrania.

"Estamos en un momento muy significafivo", señaló este miércoles en Nursultán el viceministro kazajo de Exteriores, Roman Vasilenko, al referirse a la situación en el país y ante el contexto internacional por la invasión rusa en Ucrania.

El noveno país más grande del mundo, que se presenta como la mayor economía de Asia central, depende de Rusia para enviar cerca del 80 por ciento de su petróleo a Europa.

Vasilenko expresó a un grupo de periodistas extranjeros la disposición de su país a contribuir a cualquier iniciativa que ayude a acabar con la guerra, que tendrá "efectos secundarios" en su economía, pues ya prevé que se resienta el crecimiento.

Kazajistán ya mantuvo contactos con Estados Unidos en busca de amortiguar el impacto en su economía de las sanciones a Rusia, después de que esta antigua república soviética manifestara que ni apoya esas restricciones, ni tampoco ayudará a su vecino a eludirlas.

En esta coyuntura, el país mantendrá su apuesta por afianzar cualquier relación que ayude a alcanzar "beneficios mutuos", ya sea con Rusia, China, su otro gran vecino, o con Occidente.

En lo político para encontrar una solución pacífica a los conflictos y en lo económico para continuar en la senda de exportar a Europa aprovechando el "cruce de caminos" que representa entre Occidente y Oriente, con las "muchas posibilidades" que representan sus recursos naturales, como el gas y minerales además del petróleo, apuntó.

Además de aprovechar su potencial en otros sectores como la agricultura, con unos 220 millones de hectáreas cultivables, la sexta mayor superficie del mundo, según datos oficiales.

"Es muy importante la cooperación", subrayó, para alcanzar objetivos como un aumento de sus exportaciones, ya sea de petróleo a países como China o de cereal a otros mercados en un momento en que han caído por la guerra las de dos grandes productores de grano como son Rusia y Ucrania.

El presidente del país, Kasim-Yormart Tokáyev, ha anunciado una serie de importantes reformas para avanzar hacia un "nuevo Kazajistán", entre ellas limitar poderes del jefe de Estado, dar más atribuciones al Parlamento o mejorar la justicia y el sistema electoral.

El pasado enero el país se vio sacudido por una ola de protestas que provocaron más de 200 muertos y miles de detenidos, que Tokáyev calificó como un intento de golpe de Estado.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.